Cacplus. Una oficina para emprendedores a tu gusto

Cacplus. Una oficina para emprendedores a tu gusto

En los últimos años los centros de negocios cada vez se han ido haciendo más populares, el poder contar de forma rápida y sencilla con una oficina, tanto física como virtual o acceder a una sala de reuniones es una solución para muchas empresas y emprendedores.

Cuando buscamos un centro de negocios que responda a lo que buscamos, lo normal es que tenga una buena situación. En el caso de Barcelona, destaca CACPLUS, un lugar donde puede situarse tu oficina y donde puedes tener acceso al alquiler de oficinas en la capital catalana amueblas, gestionados y con el mejor equipamiento para que puedas comenzar tu labor de inmediatos y sin los tediosos gastos de establecimiento.

Un punto a favor de Cacplus es la flexibilidad que ofrece por su contratación por días, meses o años, lo que da una garantía de éxito total a la actividad empresarial al poder adaptar sus espacios a las necesidades que pueden producirse en cada momento.

El ahorro puede llegar a ser de hasta el 70% y lo que es mejor, sin tediosas negociaciones y de manera transparente.

Los tiempos cambian y se demandan nuevas formas de trabajar, por lo que no es raro ver en estas oficinas a profesionales que tienen su portátil abierto mientras leen el smartphone y toman un café. Esta es una de las diferencias más reseñables de los freelances, que tan de moda están y lo que hacen es realizar proyectos determinados para una empresa. Lo que más llama la atención es la flexibilidad con la que cuentan, pues pueden realizar su trabajo desde cualquier sitio con conexión a Internet.

La respuesta a unas necesidades actuales

En el momento en que un profesional de este tipo necesita algo más que esto y cuando el volumen de trabajo que tienen les demanda una oficina en la que ir gestionando su labor, para muchos alquilar una oficina en la que estar es un trabajo que es imposible de afrontar.

Para lograr avanzar, en Estados Unidos, que fueron pioneros en esto, idearon el Coworking, el cual consiste en compartir el espacio de trabajo de forma flexible, lo que sería el poder contar con nuestra oficina cuando nosotros queramos, algo que viene de perlas a los autónomos, teletrabajadores y pequeñas empresas.

Por un módico pago mensual, en este espacio tienen mesa de trabajo, internet, etc. Suelen estar además en entornos cómodos, realmente adecuados para la labor profesional y es posible tener desde salas de reuniones hasta una completa fotocopiadora.

Realmente el trabajador solo tiene que llevar su portátil así disfrutar de las instalaciones o en muchos casos, se puede hasta alquilar el equipo informático.

Este sistema tiene muchas cosas buenas, pero entre las más destacadas está la de ser una inmejorable rampa de despegue para multitud de personas con vocación emprendedora y a los que este tipo de lugares les permiten seguir creciendo en su negocio y no estancarse en fases.

Si algo necesitan los emprendedores en determinadas fases es ahorrarse dinero cuando emprenden un negocio. No solo hablamos de alquilar una oficina, hablamos de un espacio que representa algo más que eso para muchos emprendedores.

Muchas de las tradicionales oficinas de alquiler suelen pedir contratos por un periodo mínimo de un año, pero lo que en realidad necesitan los emprendedores y freelances es una flexibilidad a su medida. Algo bueno es que tampoco suelen pedir avales ni fianzas, ni tampoco se incurre en determinados gastos de gestión que suelen generarse cuando se pone en marcha un determinado tipo de negocio.

Hablamos de una fórmula que realmente hace posible que se ajusten los costes al máximo y así se evita incurrir en gastos no esperados. En la factura que suelen enviar mensualmente estas oficinas, lo normal es que venga todo incluido, lo que supone una gran ventaja a la hora de tener controlados todos estos temas.

En otro orden de cosas, también en muchos casos, se pone en juego el intercambio de experiencias con otros profesionales y suelen aparecer más oportunidades de negocio de donde menos se lo espera uno.  En el caso de los autónomos, es una manera de poner solución al llamado “aislamiento” que sufren una buena parte de los trabajadores independientes o de las empresas más pequeñas.