Empléate

Empléate

Con la crisis, como muchas personas, perdí mi trabajo. Fue una experiencia de lo más traumática y dolorosa. Pues, llevaba más de veinticinco años trabajando en la misma empresa de construcción, concretamente en el servicio de atención al cliente. Entré allí con tan sólo diecinueve años. Así que, verme de repente con casi cuarenta y cinco años en la calle, sin tener estudios ni experiencia en ningún otro sector, me causó mucha inquietud y ansiedad. Caí sin darme cuenta en una profunda depresión…

¿Qué iba a poder hacer a partir de ahora y adónde me iban a coger para trabajar a esta edad? Menos mal que con el amor y apoyo incondicional de mi esposo y familia, así como al de un tratamiento medicamentoso y seguimiento psicoterapéutico adecuado, fui saliendo poco a poco del pozo y decidí que todavía me quedaban muchos años por delante. Al poco tiempo, vi un anuncio del Grupo Reprepol en Internet, una empresa con una amplia experiencia como proveedores de moda infantil, lo que les había llevado a establecer su mercado como proveedor de ropa infantil en tiendas monomarca y multimarca. Proponía un concepto de tienda que se podía dividir en dos: la tienda monomarca y la tienda multimarca. Este concepto me llamó mucho la atención y pensé que quizá la solución a mis problemas radicaba en crear yo misma mi proprio negocio. ¿Y por qué no hacerlo a través de esta franquicia?

Me sería así posible salir del paro y buscar una vía para obtener mis propios ingresos. Siempre me habían gustado los niños y la moda. Vender, aunque no fuera ropa, no era para mí algo totalmente desconocido y, además, debo reconocer que el trato y contacto con los clientes no se me habían dado para nada mal. Con ello, el grupo me asesoraría. En estos tiempos revueltos, ¿qué podía perder? Opté por llamarles y pedirles más información. A los pocos días me contactaron y así empezó todo…

Consejos para abrir tu tienda de ropa infantil

Ante todo, y si al igual que yo te has encontrado o te encuentras en paro o en una situación difícil y decides optar para salir del paso abrir tu propio negocio de ropa infantil, estos consejos para abrir tu tienda te serán de gran utilidad. Lo primero que debes hacer es determinar qué clase de tienda quieres abrir: mayorista o minorista, así como el tipo de productos que quieres ofrecer. Éstos pueden ser sólo ropa pero también accesorios, etc. La zona en la que estará ubicada tu tienda será, asimismo, otro de los detalles a tomar en alta consideración. Cuanto más frecuentada esté la calle en la que decidas abrirla… ¡mejor será la cosecha! Y si a proximidad tienes escuelas, guarderías o parques infantiles, etc., entonces ya lo tienes casi todo a tu favor. Los horarios de atención al cliente, serán otro de los puntos a tener en cuenta también.

Dicho todo esto, y aunque estés bien asesorado, como lo he sido yo, no por ello no debas averiguar los requisitos legales y autorizaciones necesarias para la apertura de tu tienda. Para obtener esas informaciones, puedes dirigirte a tu ayuntamiento o a la junta municipal del distrito que te corresponda para consultar qué clase de licencias, impuestos y normas deberás cumplir de acuerdo al tipo de negocio y zona en la que quieras montarlo. Una vez que lo tengas esto claro, otro de los puntos fundamentales radicará en la elección de tu local. Debes optar por una zona de tu interés y buscar un local que disponga de los metros cuadrados apropiados para tu negocio. Una vez que lo hayas encontrado, deberás comenzar con los trámites legales de inmediato, ya que éstos pueden alargarse en el tiempo. Ya lo tienes casi todo…

Busca entonces un nombre para tu tienda (¡este detalle es más importante de lo que parece!). Pues, el nombre determinará en cierto modo la popularidad de tu tienda de moda infantil. Por ello, ¡piénsatelo bien y tómate tu tiempo! El logotipo, eslogan  serán, por otra parte, otros de los puntos a tomar en consideración: éstos deben adecuarse al tipo de productos que venderás y a la clientela a la que irán dirigidos. Luego de ello, tan sólo te quedará por decorar con sumo cuidado tu tienda, promocionarla y organizar un evento de inauguración. La elección de tus proveedores será, a la vez, muy importante. En mi caso, como lo he dicho más arriba, confié totalmente en el Grupo Reprepol, quien me asesoró desde el punto A al Z, y a día de hoy soy la mujer la más feliz del mundo. ¡Me encanta mi nuevo trabajo y disfruto mucho con él! ¡Hay una vida posible después de los cuarenta y pico de años!