La ortodoncia en el embarazo

La ortodoncia en el embarazo

De vez en cuando surgen ciertos rumores, bulos o llámese cómo se quiera sobre si es sano tener ortodoncia durante el embarazo. Quizás pueda sonar a broma, pero es cierto que estos mitos se lanzan y pueden llegar a hacer mucho daño a las personas y a los profesionales. Pues bien, la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO) ha señalado que no existe ningún problema importante que contraindique el tratamiento ortodóncico durante el embarazo. Ahora bien, si es bueno tomar una serie de recomendaciones, pero siempre asesorado por un profesional.

El rumor se lanza porque durante este periodo pueden surgir una serie de cambios en la mujer que aumenten el riesgo de sufrir enfermedades periodontales y de caries. En una rueda de prensa ofrecida por el presidente Juan Carlos Pérez Varela, se quiso dejar claro. Si ya se está embarazada desde la SEDO se recomienda esperar a que el bebé haya nacido para iniciar el tratamiento, ya que, algunas de las pruebas que son aconsejables para hacer un buen diagnóstico y una optima planificación, no son aconsejables durante la gestación.

Pruebas que se llevan a cabo para realizar el estudio previo, como las fotografías faciales y dentales, los moldes de la boca, o los registros de la mordida no supone riesgo alguno ni para el bebé ni para la madre, según los  comentarios de los especialistas. Ahora bien, es verdad que cada vez se realizan más pruebas complementarias para obtener diagnósticos más precisos, y algunas de ellas es mejor no realizarlas durante el embarazo para evitar riesgos.

Examen radiográfico

Sin embargo, no hay que preocuparse si fuera necesario hacer un examen radiográfico para cualquier procedimiento odontológico, ya que la cantidad de radiación es pequeña, y el haz de rayos radiográficos no va dirigido hacia la barriga. Pero, además, si se avisa al dentista de que se está gestando, éste tomará precauciones extra, como poner un delantal de plomo sobre el abdomen para proteger al bebé. Son acciones que desde CareDent Albacete se llevan poniendo en marcha desde hace muchos años.

Lo que sí se tiene que tener en cuenta durante el embarazo es el cuidado de los dientes. Ya que durante el embarazo se dan lugar a cambios hormonales que de alguna forma alteran la composición de la saliva y por consiguiente afectan a la salud de los dientes.  La boca de vuelve más sensible y puede aparecer un mayor riesgo de caries y de gingivitis.

La caries

El riesgo de aparecer caries se debe a factores como el incremento de la acidez bucal y también porque existe un mayor apetito por los dulces y picar entre horas, en estos casos, nuestro consejo es evitar comidas con azúcar y como siempre decimos cepillarse los dientes después de cada comida con pasta de dientes fluorada y concluir con la utilización del hilo dental.

Otro de los trastornos más habituales es la inflamación de las encías o gingivitis y esto se debe al aumento del flujo de sangre que ablanda los tejidos, lo cual hace que a la hora de cepillarse los dientes a muchas embarazadas les sangren las encías. Hay que tener en cuenta que si la gingivitis no es bien tratada puede dar lugar a una enfermedad mucho más grave como la periodontitis, un problema a tener muy en cuenta.

Exceso de saliva

Otro caso frecuente durante el embarazo es la salivación excesiva o sialorrea, en este caso, sus efectos son positivos ya que lo que hace es arrastrar restos de alimentos y proteger los dientes frente a la caries. El babeo se considera a menudo un problema estético para los pacientes, que puede conducir a problemas de higiene, deshidratación, ahogamiento y problemas de la piel alrededor de la boca. En algunos casos, el babeo también puede entorpecen de manera significativa la capacidad del paciente para participar con éxito en la terapia del habla, por ejemplo, en algunos trastornos neurológicos. Puede ocasionar frustración y aislamiento social debido a la vergüenza.

Ahora ya tienes todos los datos objetivos para pensar si la ortodoncia en el embarazo es conveniente o no. Lo que está claro es que hagas lo que hagas, lo primero es ponerse en manos de profesionales que sepan asesorarte.