Qué sabemos de la liposucción

Qué sabemos de la liposucción

Cuando se acerca la época de ir de vacaciones, el verano, la playa…, siempre tenemos el mismo tema de conversación, “me sobran unos kilitos”, “necesito reducir estómago, barriga…”. “Necesito una liposucción”, decimos entre risas, pero realmente ¿sabemos de qué se trata? Para buscar información y asesorarnos profesionalmente podemos acudir a Artestética, una clínica de medicina y cirugía estética, abierta en Albacete, donde desde el año 1999, contando con la experiencia de sus médicos, la profesionalidad de su equipo, la formación continua y con la alta tecnología utilizada en sus tratamientos, nos ayudan a que consigamos lograr nuestros deseos y aspiraciones para un mayor bienestar personal.

En cirugía estética son múltiples los tratamientos que podemos realizar en Artestética, solo por citar algunos podemos señalar los siguientes, aumento o reducción de mamas, mastopexia, rinoplastia, otoplastia, lifting facial, lifting de brazos o de muslos, rellenos con ácido hialurónico, método de adelgazamiento, test genético de obesidad, liposucción, etc.

La liposucción es uno de estos, y ya muy generalizado, por cierto. Se trata de una técnica quirúrgica que se aplica para la eliminación de acúmulos de grasa depositados en determinadas áreas del cuerpo que afean la figura y que se resisten a las dietas y al ejercicio físico, en personas sin un sobrepeso importante, por lo tanto su función es solamente remodeladora. Es importante señalar que esta cirugía no está indicada para reducir peso ni como tratamiento contra la obesidad, pues se considera que lo recomendable es no retirar más de cinco litros de grasa y no más del 8% del peso total de la persona.

Esta técnica básicamente consiste en la extracción de la grasa corporal haciendo unas pequeñas incisiones en la piel e introduciendo unas finas cánulas conectadas a un dispositivo estéril de vacío que realiza funciones de aspiración. Las primeras liposucciones se realizaron en los años ochenta y el principal problema con el que se encontraron los cirujanos era que el tejido graso al ser una zona irrigada con venas y arterias, los sangrados eran excesivos, por lo que actualmente una de las mejoras introducidas es que antes de realizar la intervención se infiltra al paciente un suero denominado “solución de Klein” que tiene un efecto de contracción y disminución del sangrado. La duración de la intervención depende de la cantidad y las zonas a tratar, si bien oscila entre 1 y 2 horas aproximadamente, siendo las zonas usualmente más intervenidas el abdomen, las caderas, la cintura, las nalgas, debajo de la mejilla, debajo de los brazos y los muslos.

Las pequeñas incisiones realizadas dejan unas cicatrices mínimas prácticamente imperceptibles. Al finalizar la operación en el mismo quirófano se le coloca al paciente una faja para evitar en la medida de lo posible la inflamación y el amoratamiento, al mismo tiempo que ayuda a la piel a que se adapte al nuevo contorno corporal.

¿Son buenos los resultados?

Los resultados de una liposucción son generalmente totalmente satisfactorios, pero hay que mantenerse pues si ingerimos más calorías de las que se puedan consumir, ganaremos peso y engordaremos y eso no será consecuencia de la operación, por lo que una pregunta que siempre está en la consulta del cirujano es si una vez realizada la liposucción vuelve la grasa corporal o podemos tener un efecto rebote.

Los doctores aseguran que la grasa que se quita no vuelve, puesto que las células grasas extraídas no pueden volver a crecer. Lo esencial es seguir las instrucciones médicas en el sentido de que siempre debemos mejorar los hábitos alimenticios y el ejercicio diario con el fin de obtener unas condiciones de vida saludable, puesto que de lo contrario las células grasas que quedaron pueden aumentar su volumen y tender a ocupar los espacios libres de grasa que hemos dejado.