Sevilla, diversidad cultural al alcance de tu mano

Sevilla, diversidad cultural al alcance de tu mano

El Real Alcázar, la Giralda, la Plaza de España, la Catedral de Santa María de la Sede, la Torre del Oro… Sevilla es una ciudad donde todas las expresiones culturales tienen cabida y de ahí que su riqueza sea tan grande.  Arte islámico, renacentista, manierista, barroco, gótico… cualquier estilo tiene su espacio y por eso visitar la ciudad siempre deja a todos los turistas con la boca bien abierta.

Dicen que puede verse en tres días, y es verdad, no obstante dicen lo mismo de Roma por la cercanía de sus monumentos y la realidad es que si quieres empaparte de la cultura de la capital italiana y pasear por sus calles, que es la mejor manera de hacer turismo, nunca viene mal quedarte al menos una semana. Con Sevilla ocurre algo similar, puedes verlo todo y hacerte un par de fotos delante de cada monumento si pasas un largo fin de semana allí pero si de verdad quieres conocer la capital andaluza y ver los rincones más hermosos de la ciudad te consejo quedarte un poco más.

Ruta por Sevilla de 5 días

Cinco es el número mágico que hemos elegido para conocer realmente Sevilla, principalmente porque creemos que dos es muy poco y porque no todo el mundo puede permitirse estar de viaje una semana completa, así que vamos a ayudaros a que veáis todo, o lo más interesante, en una ruta de 5 días por Sevilla. Alójate en un lugar céntrico para tener acceso a lo más importante en el menor tiempo posible. Te recomendamos el Hotel Mercer Sevilla, un lujo para los sentidos.

Día 1

Vamos a empezar por la Catedral, La Giralda, el Alcázar y Santa Cruz. Puede parecer mucho para un solo día pero si os organizáis bien os puedo asegurar que da tiempo a todo.

La Catedral de Sevilla, de Santa maría de la Sede, fue nombrada “bien de interés cultural” el 29 de diciembre de 1928, la Unesco la declaró en 1987 Patrimonio de la Humanidad y el 25 de julio de 2010 Bien de Valor Universal Excepcional. Se trata de un catedral gótica cristiana que cuenta con la mayor superficie construida del mundo. Es especialmente interesante hacer un recorrido por sus cubiertas (hay que reservar la visita con antelación) y divisar la ciudad desde La Giralda (la torre campanario de la catedral) que fue en su día la torre más alta de mundo.

Los Reales Alcázares es un palacio fortificado cuya construcción se inició en la Alta Edad Media. Al haber sido reformado en diferentes épocas históricas cuenta con vestigios de arte islámico, mudéjar y gótico. Como curiosidad es interesante saber que es la residencia de los miembros de la Familia Real Española cuando visitan la ciudad.

Una vez hayas alucinado con estas localizaciones te aconsejamos que descanses y pruebes la gastronomía sevillana en cualquier terraza del precioso Barrio de Santa Cruz. Un laberinto de calles que desembocan en los Jardines de Murillo. Si te sientes activa puedes visitar la Plaza de España y la Antigua Fábrica de Tabacos que se encuentran muy cerca de la zona.

Día 2

Si el primer día no viste la Plaza de España hoy es tu primera visita obligada. Se encuentra en el Parque de María Luisa y se construyó como edificio principal de la Exposición Iberoamericana de 1929. EN sus bancos están representadas todas las provincias de España. Cerca se encuentra el Guadalquivir por lo que es una gran idea visitar el Muelle de Nueva York y pasear por las orillas del río.

De ahí puedes ir hasta Las Setas, el Metropol Parasol. Un espacio vanguardista diseñado por Jürgen Mayer que cuenta con la estructura de madera más grande de mundo. Sube hasta su mirador y tendrás unas magníficas vistas de Sevilla.

Baja al Antiquarium, un espacio museístico subterráneo muy interesante con mosaicos romanos de gran interés cultural.

Desde allí hasta la Plaza Nueva, donde el Ayuntamiento y el monumento al Rey Fernando III son los protagonistas de la escena.

Día 3

Conforme amanezca dirígete a La Cartuja y acércate al edificio más alto de Andalucía, la Torre Pelli. Paséate por las calles más modernas de la ciudad y empápate de la cultura actual. Si cruzas el río podrás visitar también el Barrio de San Lorenzo y la Alameda de Hércules.

De ahí coge un bus hacia La Macarena, para contemplar las murallas de la ciudad y el arco que da acceso a Sevilla. También puedes visitar el Acuario, ubicado en el Muelle de las Delicias, que cuenta con más de 400 especies.

Día 4

La Maestranza. Te gusten o no los Toros esta obra arquitectónica es una maravilla que no debes dejar de ver, y de ahí al Puente de Triana, junto al Mercado de la Lonja del Barranco donde podrás deleitarte con su gastronomía. Por la tarde pasea por las calles de Triana, tienen una personalidad arrolladora, y visita el Castillo de San Jorge y el Centro de Cerámica.

Día 5

Es el día de vuelta así que las pocas horas que te queden en Sevilla dedícalas a pasear y a disfrutar de sus calles. Deja de ser un turista corriendo de un monumento a otro por un rato y mézclate con los residentes para vivir la auténtica cultura sevillana.

 

Si no dispones de tanto tiempo para hacer la ruta de cinco días te proponemos que, en lugar de correr para ver más en menos tiempo, te centres en los dos primeros días o contrates una de estas visitas guiadas por Sevilla de Visitours, son los mejores y te llevarán directamente a visitar los monumentos y los lugares turísticos más interesantes de la ciudad andaluza.