Suecia, uno de los mejores países en los que envejecer

Suecia, uno de los mejores países en los que envejecer

No cabe duda de que las tendencias demográficas apuntan a un aumento del envejecimiento de la población. Si bien, si el envejecimiento aumenta no lo hace paralelamente la demografía.

En la mayoría de los países del llamado Primer Mundo, la población envejece irremediablemente, situación que hace prever nuevos retos para los que deberíamos de empezar a idear estrategias efectivas en el sentido económico ideando mecanismos de capitalización lo antes posible.

No es de extrañar que la WEF alerte de que el gasto de las pensiones aumentará en las próximas tres décadas en 400 billones de dólares, lo que supone, cinco veces el PIB global.

Por ello, no está de más llevar la mirada a los países que lideran los rankings como mejores países en los que envejecer, países que no podían ser otros que los países escandinavos donde disfrutan del conocido como Sistema del Bienestar Escandinavo.

Debemos recordar que, como cualquier sistema, no está desprovisto de cosas por mejorar, pero en líneas generales sus estados de bienestar son más que envidiables y encuentran en el pragmatismo una de las principales claves de su éxito.

Y es que, los países escandinavos se enmarcan en una economía de mercado con una importante cobertura estatal de servicios sociales de alta calidad que no son para nada baratos, de hecho, su financiación supone más del 40% de su PIB.

Esto es posible, gracias a unos elevados ingresos fiscales. En este sentido, hablamos de una ciudadanía que apuesta por este tipo de reparto de riquezas y considera que el beneficio colectivo, a la larga supone muchas más ventajas.

Una filosofía de vida que describió con precisión de cirujano el ex primer ministro sueco, el socialdemócrata Goran Persson, “la economía sueca es como un abejorro, nadie piensa que con un cuerpo tan pesado y unas alas tan cortas pueda ser capaz de volar, pero lo hace”.

El Sistema de Pensiones Escandinavo entre los mejores del Mundo

En un estudio realizado por HelpAge International, con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas, Suecia aparece en primera posición seguida de Noruega, Alemania, Holanda, Canadá, Suiza, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Islandia y Japón.

Los últimos puestos los ocupan países como Pakistán, Tanzania y Afganistán, por su parte, España se encuentra en puesto 22 de una lista de 91 países, en gran parte, por las carencias que presenta en el empleo y nivel educativo de sus mayores.

En relación a los datos del estudio relativos a España, la presidenta de HelpAge International en España, Isabel Martínez Lozano no elogia ese puesto 22 y añade que “hay que tener en cuenta que los datos que ofrece el trabajo aún no reflejan los efectos que tendrán los recortes que se están aplicando en parcelas que afectan directamente al bienestar de los mayores, como son las pensiones, la sanidad, la dependencia y, en general, los servicios sociales”.

Con lo que advierte de no relajarnos en este sentido, ya que “España tiene una de las tasas de alfabetización más bajas en la franja de edad por encima de los 70 años, una circunstancia que cambiará a lo largo de la próxima década” de modo que si solo se contabilizaran estos dos factores, España se hundiría por debajo de la mitad de la tabla mundial hasta alcanzar la posición quincuagésima.

El sistema de pensiones sufre de la crisis y de los recortes y son muchos los jóvenes que sospechan de este sistema de pensiones para su futuro y apuestan por planes de pensiones privados.

No cabe duda de la urgencia de este tema como prioritario en las agendas nacionales y este estudio nos ofrece una visión mucho más amplia de la problemática y de la calidad de vida al envejecer para podernos centrar en los retos que se plantean y cómo encontrar las mejores soluciones.

Por lo general, la situación de las personas mayores en nuestro país es, cuanto menos, aceptable. Debemos de considerar también que contamos con la esperanza de vida más alta después de Japón, además de que destacamos también por nuestro sistema sanitario.

En cuanto a la calidad de las Residencias aunque aún se alejan de los excelentes servicios de las residencias de los países escandinavos, hay algunos ejemplos de servicios para mayores que se desmarcan por su gran calidad, como es el caso de la residencia San Vital que dispone de instalaciones de gran calidad y muchos servicios para mejorar la calidad de vida de nuestros mayores.