Cómo fomentar el interés por los estudios en los jóvenes

Cómo fomentar el interés por los estudios en los jóvenes

El abandono de los estudios entre los más jóvenes es un verdadero problema en España. Muchos adolescentes dejan la educación sin haber terminado la segunda fase de la Secundaria, es decir, sin haber completado Bachillerato o Formación Profesional. Según un artículo de Eldiario.es en España la tasa de abandono escolar entre jóvenes de 18 a 24 años se encuentra en el  17,9%, una cifra relativa al año 2018 según la Encuesta de Población Activa. Pero este 18% es el mejor dato desde el año 2002, lo que demuestra que el abandono escolar es bastante común en nuestro país. 

¿Y cómo fomentar el interés por los estudios para evitar el abandono escolar entre los jóvenes? Pues es algo complicado porque en muchos casos la decisión de dejar los estudios también depende de la situación familiar, personal o económica. No obstante, las bases están en establecer metas, tener buenas técnicas de estudio y dar clases de apoyo si es necesario. Sin embargo, lo más importante es la motivación, sin ganas todo lo demás pierde el sentido. 

A continuación vamos a ir explicando estas bases para evitar el abandono escolar entre los jóvenes y adolescentes. 

· Establecer metas 

Para ser constante en cualquier trabajo o actividad hay que establecer metas y objetivos. Y también en los estudios para no perder el ánimo, saber lo que se quiere conseguir y luchar y esforzarse para alcanzarlo. Pero en los estudios también hay que marcarse metas diarias, que deben ser medibles y específicas. Por ejemplo, cuando se quiere estudiar una materia en vez de decir voy a estudiar un poco, no, se va a estudiar hasta que se acabe un tema. Algo que se pueda demostrar y medir fácilmente. Además, en los estudios es mejor establecer las metas por lecciones o tareas, porque una hora puede ser muy productiva o no hacer nada. 

· Aportar buenas técnicas y hábitos de estudio 

Es muy importante que los alumnos tengan buenas técnicas y hábitos de estudio. Y es que con unas buenas técnicas de estudio se puede ordenar mejor el trabajo o los deberes, también permiten aprovechar mejor los recursos y reducir el tiempo de las tareas. También con unas buenas técnicas se pueden integrar mejor los nuevos conocimientos y afrontar mejor las épocas de exámenes o con altas cargas de trabajos. 

Y por supuesto, también es un pilar fundamental que los jóvenes gocen de buenos hábitos de estudio. Y es que promueven el desarrollo cognitivo, la capacidad de asimilación de nuevos contenidos es mayor y los escolares o jóvenes adquieren más seguridad. 

· Clases de apoyo si es necesario

A muchos jóvenes algunas asignaturas se les atragantan. Todos somos buenos en algo, pero también negados para otras materias. Algunas asignaturas a algunos jóvenes les cuestan más bien porque no las entienden, no les gustan, los años anteriores no han prestado demasiada atención a la asignatura y ahora se pierden o incluso los profesores explican demasiado rápido para comprender bien los conceptos. En estos casos la mejor opción es que los jóvenes reciban clases de apoyo en las asignaturas que más les cuesten porque puede que una o dos asignaturas hagan perder el interés general de los estudios a los adolescentes y hay que evitarlo. 

“La clave de las clases de apoyo se debe centrar en que los alumnos adquieran destreza suficiente para manejar todo lo que han aprendido en los cursos anteriores para poder asimilar los conceptos actuales. También es muy importante el afianzamiento de conocimientos es primordial, hay que asentar lo que se sabe para ir incorporando nuevas facetas o ir subiendo la dificultad”, explican desde la Academia Elipa, academia de estudios que ofrece clases de apoyo para secundaria en Ciudad Lineal, La Elipa, Madrid, y orientación en diferentes etapas educativas. 

· La clave es la motivación 

Sin motivación y ganas no hay nada que valga. Sin un joven no tiene motivación ni interés por estudiar, aprobar un examen o conseguir una titulación difícilmente lo conseguirá. Si a un adolescente falta motivación se le puede ayudar creando un ambiente de estudio atractivo, transmitir un imagen positiva de los estudios y especialmente con mensajes de ánimo, apoyando, mostrando confianza, dando seguridad y amor. 

Como ya hemos explicado con anterioridad estas son las bases para fomentar el interés por el estudio entre los más jóvenes para evitar en la medida de lo posible el abandono escolar. No obstante, en muchos casos la situación familiar no ayuda a que los adolescentes puedan continuar con su formación o los propios jóvenes no tienen interés alguno en seguir con sus estudios.