¿Cómo preparar unas oposiciones con éxito?

¿Cómo preparar unas oposiciones con éxito?

Si estás pensando en opositar por vez primera y no sabes exactamente por donde puedes comenzar, vamos a darte una serie de consejos a la hora de estudiar una oposición.

La preparación de una oposición

Antes de hincar los codos, hay que ser conscientes de que hay que mentalizarse. No solo debemos aprobar, también hay que obtener una plaza, algo que suele confundirse.

Una buena opción es confiar en preparadores profesionales. Preparadores Valladolid lleva años de experiencia especializados en las oposiciones de enseñanza y pueden darte valiosos consejos así como colaborar en la eficaz preparación de las pruebas.

Antes de que empecemos en una academia y empecemos a estudiar, hay que pensar el nivel que tiene la prueba en cuanto a dificultad y el tiempo que hay para prepararla. Los requisitos de la convocatoria hay que mirarlos y no olvides que en el caso de algunas plazas, esto puede suponer un cambio de residencia que quizá no desees realizar. De la misma forma. Infórmate de que tienes el temario correcto para preparar esta prueba. Estudiar lo que no debes es un error monumental y aunque te des cuenta a tiempo, los otros opositores te llevarán ventaja.

¿Cuánto tiempo te costará opositar?

Es un tiempo relativo, todo depende de una serie de factores de tipo externo, caso del tiempo que tengamos hasta la convocatoria o de su dificultad. No olvidemos que también todo va a depender de la capacidad que tengamos para estudiar, nuestra capacidad de asimilación y de la calidad en cuento a preparación que queramos tener.

A la hora de comenzar la preparación, podemos ir más tranquilos, como si fuera un trabajo a media jornada, puesto que con unas 4 horas al día de estudio, iremos entrando en la materia, conoceremos el temario y el terreno en el que nos movemos, tomando el ritmo de estudio.

No se puede entrar a tumba abierta desconociendo lo que nos puede esperar, puesto que si ocurre eso nos podremos agobiar y pensaremos en abandonar nada más empecemos.

Pasados dos o meses, con rutina de estudio, es posible añadir una hora más a la preparación que llevemos y así sucesivamente. Al llevar medio año podemos aumentar la jornada a 8 horas al día. Hay que aumentar el rendimiento , pero tomándolo como una costumbre no como una mera obligación.

Los fines de semana son para el ocio y descansar, si ocupas todos los días en el estudio, solo vas a saturarte. Cuando estemos más cerca de la fecha de las pruebas, vas a poder ir añadiendo alguna hora extra, para así reforzar lo que estés preparando. Si trabajas a la vez que preparas la oposición deberás ser consciente de tu tiempo y limitaciones.

Preparar bien las oposiciones, la base del éxito

Está claro que es lo primordial. Si quieres aumentar en seguridad y que te lleven algo más encaminado, lo mejor es buscar una academia de oposiciones que haga posible tu estuduio autónomo con el asesoramiento que te puede proporcionar una academia en la preparación.

Un buen preparador puede darte esa atención personalizada que mereces para conseguir lo que te propones. Además, tiene mucha importancia el preparador en su labor no únicamente docente, también en lo emocional.

Se pasan muchos altibajos mientras se prepara una oposición y  seguro que habrá momentos en que te plantees el abandono, por lo que esa figura experimentada que pueda reconducirte por el camino adecuado es de gran importancia.

Un buen profesional puede ayudarte a que hagas simulaciones de pruebas, sabrá los puntos que tienes que reforzar y hará que estés bien preparado cara a afrontar una prueba real.

La buena organización y el estudio tienen un papel clave a la hora de preparar unas oposiciones, no hay que desesperarse, deberás ser realista con la capacidad y tiempo que vas a tener y contar con una gran flexibilidad.

No hay que ser demasiado duro con uno mismo. Lo principal es poner un plan de estudio desde el comienzo con o sin tu preparador (dependiendo si lo tienes) y seguirlo siempre que se pueda.

Estás en una carrera de fondo y debes tener siempre en mente el llegar a la meta que no es otra que el conseguir tu ansiada plaza en la administración. ¡A por ello!