Dime de qué te disfrazas y te diré quién eres

Dime de qué te disfrazas y te diré quién eres

Se suele decir que en los carnavales todo vale, lo que deja bien claros que son unas fechas en las que las clásicas normales a nivel social pasan a desaparecer y por un momento podemos ser alguien diferente y que salga a flote nuestro “yo” más alocado. Esto hace que, como acertadamente nos aseguran desde La casa de los disfraces, las elecciones de los clientes nos expliquen bastantes cosas de cómo somos.

La ropa que se elige está relacionado con lo que querríamos ser de no contar con las limitaciones que tenemos en nuestra vida diaria.

Si queremos saber lo que un disfraz dice de nosotros, podemos hacer una clasificación de los disfraces dependiendo de lo que nos transmitan, vamos a conocer más sobre este tema:

Disfraz sexy

Cuando una persona opta por querer ser una enfermera picante o un policía cuadrado, lo que les gusta es mostrar ese lado más sexual o picarón que por lo general no solemos mostrar. Una de esas facetas que reprimimos en nuestra vida diaria.

Hablamos de unos individuos que viven su día a día bajo las normas que impone la sociedad y que en carnavales sacan ese lado sexy que todo el mundo tiene en su interior.

Disfraces donde la exageración entra en juego

Suelen elegirlos las personas con mayor grado de histrionismo. Cuando se opta por disfraces de gran originalidad y cierta exageración, eso quiere decir que tenemos una parte, digámoslo así, teatral, que acallamos dentro de nosotros.

Disfraces de poder

Cuando se eligen disfraces que representan personas poderosas, es que nos gustaría, en el fondo ser una persona poderosa.  Aquí, se aprovecha el carnaval para que salga a flote el autoritarismo que de alguna forma nos gustaría tener.

Esta clase de disfraces no representan únicamente un disfraz, son una forma de poder jugar un papel que queremos tener.

Disfraces que ocultan el rostro

Máscaras

Si en el carnaval te gusta con una máscara que tape tu cabeza por completo o con caretas o antifaces, lo que buscas es el anonimato para estar ajeno a los juicios sociales y poder sentirte libre.

Los expertos dicen que ocultar los ojos es ocultar nuestro interior, ya que nuestra mirada es la zona del cuerpo que más dice sobre nosotros. Cuanto se tapa gran parte de nuestra cara, se actúa desde la clandestinidad y el anonimato, pues nos mostramos ajenos por completo al juicio social de las personas que pueden conocernos.

Disfraces superhéroes

Si eres de los que les gusta disfrazarse de Batman, Superman, etc. Lo que significa es que eres una persona que se cuida, que tiene algo de vanidad y que le gustaría ser poderosa.

Disfraces de niños

Si te disfrazas de niño, lo que significa es que eres una persona de lo más extrovertida y con una gran capacidad teatral.

Cambio de sexo al disfrazarse

Los chicos que se disfrazan de mujer o las chicas de hombre, lo que dicen al elegir este tipo de disfraces es que tienen la necesidad de poder expresar esa parte masculina o femenina que podemos llevar dentro, pero que no mostramos en nuestra vida diaria.

Esta clase de disfraz optan por él más los hombres que las mujeres, puesto que un comportamiento femenino está, por lo general, bastante más castigado por la sociedad, por lo que en estas fiestas puede salir más a flote.

Animales

Este tipo de disfraces por lo general suelen esconder una importante simbología y su significado va a depender bastante del animal por el que optemos.

Disfraces de famosos

Cuando para un carnaval optamos por disfrazarnos de Michael Jackson, Marilyn Monroe o Freddie Mercury, lo que queremos es imitar la personalidad de esa persona que hemos elegido o de su personaje.

En este sentido se puede deducir que lo que vamos a encontrar cada uno de nosotros en estos personales, es el poder, liderazgo, seducción, o simplemente lo que querríamos ser, idealizamos o añoramos.

Los que se niegan a disfrazarse

No debemos olvidarnos que hay muchas personas que no se disfrazan al no tener la ocasión o porque ellos no celebran por lo general los carnavales. Pero en el caso de que seas una persona que va a una fiesta de carnaval, que se niega a disfrazarse, podemos decir que eres una persona de gran rigidez y con un terrible miedo al ridículo.

Son una clase de personas que pueden tener un perfil de lo más conservador, autoritario, además de tener un miedo al ridículo, que deje claro que su personalidad no tiene que cambiar porque en ese día la sociedad diga que haya que disfrazarse.