El tremendo aumento del número de lavanderías en España

El tremendo aumento del número de lavanderías en España

Al margen de la pandemia que todavía nos sigue asolando a día de hoy, hay una gran cantidad de modelos de negocio que se habían reactivado hasta que hace un año empezaran los acontecimientos ligados al coronavirus. La crisis del año 2008 había finalizado en 2016 y, en los cuatro años de diferencia, son muchos los negocios que empezaron a ver la luz y a obtener una cuota de mercado incluso superior a la que se esperaban cuando se constituyeron o cuando cambiaron algo en lo relativo a su producción.

Uno de esos negocios que empezaron a obtener grandes beneficios y notoriedad en el mercado fue el de las lavanderías. Parecía una cosa del pasado, pero lo cierto es que la necesidad de muchas personas por liberar espacio en casa ha hecho posible que cada vez sean más las personas que, para lavar su ropa, hayan acudido a un establecimiento de este tipo. No todo el mundo tiene la posibilidad de tener una lavadora en casa, aunque a muchas otras personas nos parezca lo más normal del mundo. Desde luego, que haya triunfado tanto el negocio de las lavanderías no hace sino confirmar lo que estamos comentando.

Una noticia publicada en la página web de Antena 3 indicaba que, en España, existían en mayo de 2019 más de 1.600 lavanderías. Aunque muchas de ellas estaban situadas en grandes ciudades y municipios, la verdad es que son cada vez más habituales en pueblos de reducida población. Y es que el target de población que necesita este tipo de servicios es cada vez más amplio. De ahí que haya más y más empresas dedicadas a esta labor y que, además de ello, hayan gozado de una muy buena salud en los últimos años.

En un gráfico que hemos extraído de la página web oficial de Statista, se hace un balance de la facturación de negocios como las lavanderías y tintorerías en España, en especial de la facturación a través del comercio electrónico. Como podéis ver, la evolución (a mejor) ha sido progresiva, pero se disparó en el cuarto trimestre del 2019. Esto quiere decir que la popularidad de este modelo de negocio sigue en auge y que está más en alza que nunca. Por eso, podemos asegurar sin ningún tipo de duda que hay mucho futuro en el seno de este sector.

De un tiempo a esta parte, se ha disparado el número de lavanderías que operan en el interior de nuestras fronteras. Cada vez menos gente dispone de una lavadora en casa y eso es lo que, de alguna manera, está reactivando este modelo de negocio. Los profesionales de Lavatur nos han indicado que ha aumentado el número de personas que necesitan este tipo de servicios y que, en efecto, requieren de las lavanderías para garantizar la limpieza de su ropa. Además de todo ello, aseguran que las previsiones de cara a los próximos años también son bastante esperanzadoras para este modelo de negocios.

Una tendencia que también es habitual en Europa

Por lo que habéis podido leer hasta ahora, podríais suponer que lo que realmente ocurre en España es que las viviendas no son, en muchas ocasiones, lo suficientemente grandes como para que la gente tuviera el espacio necesario para electrodomésticos como la lavadora. La verdad es que esa es una realidad… pero que son muchas las personas que, aun disponiendo de ese espacio, deciden prescindir de la lavadora por algún otro motivo. Eso es precisamente lo que ocurre en otros países de Europa, países en los que las lavanderías son negocios todavía más comunes de lo que empiezan a ser aquí.

Alemania, los países escandinavos, Polonia, Gran Bretaña… Todos esos países tienen una gran tradición en lo que respecta a estos negocios. También tiene esta tradición Estados Unidos, si queremos mirar más allá del Viejo Continente. Lo que queremos ilustrar con esto es que nadie es raro por no tener una lavadora en casa. Simplemente, su situación en el domicilio habitual es diferente. Ya está. Las lavanderías ya no son negocios extraños y no lo van a ser ni siquiera en los próximos años. De hecho, ya hay mucha gente que se está empezando a acostumbrar a ellas.

Estamos convencidos de que seguirá creciendo el número de personas que requieran de los servicios de los que hemos venido hablando a lo largo de todos estos párrafos. La verdad es que no es para menos. Hoy en día preferimos utilizar el espacio de nuestra vivienda para otras cosas: un gimnasio o un despacho (teniendo en cuenta que es recomendable teletrabajar en estos tiempos, son muchas personas las que lo han montado en su propio domicilio) son las elecciones más habituales en los tiempos que corren y las que seguirán de moda durante bastantes años más.