Estor o cortina, ¿cuál es mejor?

Estor o cortina, ¿cuál es mejor?

En la decoración del hogar existen multitud de preguntas y dudas, una de ellas tiene que ver con las ventanas y es que no se sabe muy bien qué es mejor para regular la luz, si los estores o las cortinas. Hay fieles defensores de los estores y gente que los detesta y apuesta por las tradicionales cortinas.

Por ello, en este artículo vamos a estudiar las ventajas y los inconvenientes de cada uno de ellos. También vamos a conocer los principales tipos de estos artículos decorativos del hogar, ya que no es lo mismo un estor de varillas que un panel japonés. De esta forma, esperamos que puedas considerar mejor que opción es más adecuada para tu vivienda.

Cortinas, decoración y tradición 

Las cortinas son la opción más tradicional para regular la luz que entra a tu hogar y otorgan un toque de decoración elegante. ¿Pero son mejores que los estores? A continuación vamos a descubrir las ventajas e inconvenientes de las cortinas para que puedas saber si son la opción correcta para ti.

Modelos de cortinas

Las cortinas se dividen en dos tipos principales, las de carril y las de barras.

  • Cortina con carril: son las cortinas que cuentan con rieles y se pueden mover fácilmente de manera lateral.
  • Cortina de barras: es la opción más tradicional, colocar una barra a la pared y de la que cuelgan las cortinas.

Ventajas e inconvenientes de las cortinas 

  • Decoración: la decoración que aportan las cortinas frente a los estores es mucho mayor y aunque los estores den un toque moderno y existan multitud de modelos diferentes con las cortinas se puede jugar con tonalidad, transparencia, volumen y largura. Una buena cortina viste de elegancia una estancia.
  • Son fáciles de cambiar: si quieres cambiar las cortinas de tu casa para dar un toque diferente a la decoración de una habitación, variar el estilo o porque están estropeadas son muy fáciles de cambiar. Al menos más que los estores y existe mayor variedad de estilos. Además incluso tú puedes crearlas.
  • Son fáciles de limpiar. Aunque los estores no sea muy complicada su limpieza, en el caso de las cortinas es muy fácil ya que la mayoría se pueden meter en la lavadora. En el caso de los estores, en muchos casos solo se les puede pasar un paño o el aspirador, ya que sino se estropean.

Entre los inconvenientes de las cortinas destacan el precio y que ocupan más espacio que los estores.

  • Precio: las cortinas suelen ser mucho más caras que los estores, aunque hay opciones baratas en el mercado.
  • Ocupan más espacio: sí, las cortinas ocupan bastante espacio, no están tan pegadas a las ventanas como los estores.

Todo sobre los estores 

Los estores hasta hace poco tiempo tan solo se veían en oficinas y cuartos infantiles. No obstante, actualmente gracias a su diseño minimalista y moderno pueden decorar cualquier tipo de estancia.

Tipos de estores 

Existen multitud de estores diferentes, los tradicionales de barras o varillas a los modelos más modernos que incluso están mecanizados. A destacar también los estores japoneses, muy demandados para decorar salones y dormitorios. Los estores japonenes son los que están compuestos por una especie de paneles por los que se filtra la luz solar.

Pros y contras de los estores 

  • Ocupan poco espacio: por norma general los estores ocupan menos espacio que las cortinas, ya que se colocan más pegados a la ventana y por su propio volumen.
  • Comodidad y adaptación: es muy fácil que se adapten a cualquier tipo de ventana porque la oferta del mercado es muy amplia y porque se pueden hacer a medida.
  • Mejores para regular la luz: los estores son mucho mejores para regular la luz que la mayoría de cortinas.

Estas son las ventajas e inconvenientes  que ofrecen tanto los estores como las cortinas. “La elección de un estor o cortina debe adecuarse a las propiedades y particularidades de cada estancia, así como a los gustos y necesidades de los propietarios”, indican desde Toldos Clot empresa fabricante e instaladora de estos accesorios.

Y no podemos estar más de acuerdo con ellos. Decantarte por uno u otro dependerá de tus gustos, pero sobre todo de las características de la estancia en la que los quieras colocar. Y en ambos casos disminuirá la luz que entra en tu hogar, te aportarán privacidad, disminuirá el polvo que entra en la estancia y también aportarán un toque decorativo.