Las personas obesas sufren más discriminación de lo que creems

Las personas obesas sufren más discriminación de lo que creems

Existe una gran cantidad de problemas en la sociedad actual que requieren que estemos alerta y en continua lucha para tratar de resolverlos. Aunque vivimos en una sociedad que tecnológicamente es la más avanzada de nuestra historia y en la que tenemos acceso a una gran cantidad de información, lo cierto es que el pensamiento humano no avanza con la misma rapidez que la tecnología en un enorme volumen de casos. Es precisamente eso lo que nos tiene que hacer reflexionar si queremos avanzar. De lo contrario, tenemos un problema.

Con ejemplos se entiende todo mucho mejor. Pongamos el caso de una persona que padece sobrepeso. Las posibilidades de que esa persona tenga algún problema social es bastante mayor en este caso que en el de cualquier otro. Las personas que poseen algún problema de este tipo constituyen un blanco fácil para todos aquellos que buscan en el insulto y la humillación una manera de ver pasar su tiempo libre. Es triste pero es así. Esta situación provoca un daño para la sociedad que en ocasiones es irreversible.

En el mundo, según un artículo publicado en el diario argentino La Nación, hay 600 millones de personas que son obesas y 2100 millones que padecen sobrepeso. En conclusión, esto supone que un tercio de la población mundial tiene un problema con su peso. Ni que decir tiene que, teniendo en cuenta que es más fácil insultar a alguien así que a una persona que tenga un peso medio, todo este grupo de población se puede encontrar en problemas a la hora de socializarse con el resto de personas.

Un artículo del diario El Confidencial titulado “La gorda del avión o por qué tratamos mal a quien tiene sobrepeso” habla directamente de todos los problemas a los que se tienen que enfrentar esas personas que, como consecuencia de su sobrepeso, se enfrentan cada día a problemas que tienen que ver directamente con la percepción que tiene la gente de su condición física. Los problemas psíquicos que se pueden derivar de esta clase de actuaciones es enorme y pueden conducir a trastornos irreversibles.

La cantidad de gente que sufre algún tipo de discriminación como consecuencia de su peso en la actualidad es brutal. El género humano parece ser que todavía no ha respetado la posibilidad de que una persona pueda estar algo más rellena de lo que marcan los cánones de belleza actuales. Eso es lo que hace que haya cada vez más gente que pida someterse a algún tipo de tratamiento, según nos han comentado los profesionales de Clínica IMOS. Son muchas las personas que están inmersas en uno de esos métodos.

Tomárselo como una oportunidad es lo mejor

La verdad es que no hay derecho a que una persona tenga que someterse a todo ese tipo de presión que supone el estar siempre en el punto de mira de la gente a causa de su peso. Hemos comentado que las consecuencias psicológicas pueden ser brutales. No han sido pocas las personas que han pensado en suicidarse y que incluso han llegado a hacerlo. Terminar con este tipo de abusos es de una importancia tremenda para que nuestra sociedad avance hacia donde lo tiene que hacer: hacia el conocimiento y el progreso.

Hay otro tipo de personas que, al contrario de lo que hacen las que mencionábamos en el párrafo anterior, deciden cambiar su situación y dar un cambio físico. Buena parte de ellas prefiere verse con un médico profesional para tratarse y someterse a algún tipo de operación o tratamiento. Desde nuestro punto de vista, la verdad es que es la opción más inteligente. Por un lado, se acaban todos esos comentarios hirientes. Por el otro, se mejora de manera sustancial nuestra salud al perder los kilos que sobraban.

Es triste, pero no parece que la actitud de la gente hacia este tipo de personas vaya a mejorar en un futuro. La sociedad que tenemos a día de hoy destaca por ser una de las más avanzadas desde el punto de vista tecnológico, pero esos avances no se traducen en absoluto en un bagaje en el que el respeto gane enteros. Esto nos va a ocasionar severos prejuicios en el día de mañana. Disponer de las armas suficientes para combatirlos es fundamental y todo un reclamo por parte de un importante sector de nuestra población.