Los riesgos del deporte amateur

Los riesgos del deporte amateur

España parece que se ha unido al listado de países que han entrado en una especie de boom social a favor del cuidado saludable de nuestro organismo, algo que es fantástico desde un punto de vista médico. Una gran parte de nuestra sociedad ha decidido activase y dejar a un lado el sedentarismo al tiempo que empieza a cuidar su alimentación, intentando llevar una dieta sana y equilibrada basada en productos no ultraprocesados, o lo que es lo mismo, en productos lo más naturales posible. En este sentido estoy orgullosa de que España se una a este movimiento de moda, una moda que por fin tiene más beneficios que perjuicios.

Ahora bien, como en todo, siempre hay una cara B de la misma monea, y no todo va a ser de color de rosa. Hay miles de personas que sin conocimientos previos y sin un profesional que guíe su trabajo, está iniciando rutinas de ejercicios que les están causando más mal que bien por diversos motivos. Centro Avance, especializado en fisioterapia deportivas, advierte de que muchas de esas lesiones deportivas que podemos provocarnos pueden llegar a ser de gravedad,  bajando nuestro nivel de calidad de vida durante un tiempo prolongado e incluso de forma crónica.

Por un lado, encontramos a personas cuyo estado físico no apto para realizar cierto tipo de deporte pero que, por desconocimiento, los practican o empiezan a practicar con el fin de empezar a ponerse en forma. Por otro lado encontramos gente que empieza a practicar deporte pasando de 0 a 100, o lo que es lo mismo, de estar sentados en el sofá a levantar pesas de gran volumen o a hacer ejercicios aeróbicos con demasiada intensidad. Y por último hay personas que intentan hacer ejercicios de forma saludable pero que por falta de información pueden practicar mal ciertas actividades llegando a sufrir lesiones. Si queremos iniciar una rutina deportiva, lo mejor es ponernos en manos de un profesional que pueda guiarnos, al menos durante los inicios, y si no podemos, lo mejor es optar por un deporte con baja probabilidad de lesión (como la natación o caminar) y empezar poco a poco y sin prisas con una intensidad baja-media.

La opinión de los expertos

El equipo de traumatología del Hospital Universitario Infanta Elena ha alertado sobre el aumento de las lesiones en niños y mayores de 40 años que empiezan a  practicar deporte de forma amateur, sobre todo fútbol y running. De hecho, estos facultativos aseguran que tienen el deber de alertar  y concienciar a la sociedad sobre la peligrosa moda de iniciar la práctica de un deporte por tu cuenta.

En el caso de los niños, lo que piden es que no se le exija lo mismo al menor que al adulto, pues hay muchos clubes de fútbol que hacen entrenamientos infantiles son intensidades igual de altas que las de los entrenamientos adultos. En el caso de los mayores de 40 años piden prevención.

Las lesiones más comunes

  • Fractura de fatiga: fractura microscópica en la capa exterior del hueso que se produce por las tensiones que sufre dicho hueso durante las actividades de mucho impacto, como correr, saltar o los giros bruscos.
  • Fascitis plantar: una condición que no es de gravedad pero que provoca excesivo dolor en el pie cuanto el tendón se tensa excesivamente. Suele ocurrir en personas que pasan demasiado tiempo corriendo.
  • Esguince de tobillo: algo muy común que puede pasarle a cualquiera, haciendo deporte o no, pero que ocurre con mayor incidencia entre los que practican deporte sin conocimiento técnico del mismo llegando a adoptar posturas no saludables para practicarlo.
  • Esguince de ligamento cruzado anterior: suele ocurrir cuando la persona que practica el deporte no ha estirado bien. Ocurre durante desaceleraciones repentinas, paradas en seco, cambios de dirección o exceso estiramiento de rodilla.
  • Esguince de quadriceps: se suelen producir por el exceso de deporte y poner demasiada fuerza en el músculo cuando no está listo para ser usado, o lo que es lo mismo, intentar levantar un peso demasiado elevado para el que no se está preparado.
  • Tirón de tendones: una de las lesiones más comunes y dolorosas que hay, pero menos graves. Para evitarlos hay que estirar correctamente y calentar antes de practicar cualquier deporte.
  • Desgarro del hombro: desgarro de fibras musculares o tendones que conectan músculos y huesos de hombro por culpa de un estiramiento excesivo. Cuidado con el tenis.
  • Sinovitis del codo: dolor en el antebrazo y codo provocado por desgarros en el músculo.
  • Dolor de la faja iliotibial: sensación de ardor debajo de la rodilla provocada por inflamación. Muy común en corredores.
  • Bursitis de cadera: muy dolorosa y a veces crónica. Muy común en personas mayores pero también en deportistas que fuerzan la cadera durante sus entrenamientos.

Ante este tipo de lesiones, y otras que pueden devenir de una mala práctica deportiva, ¿crees que sigue siendo sensato empezar de cero sin la ayuda profesional?