¿Por qué es importante que los niños tengan un hobby?

¿Por qué es importante que los niños tengan un hobby?

No todo en la vida puede ser trabajo, el ser humano también necesita de una actividad recreativa que le proporcione momentos de esparcimiento y relajación y que le de un balance a su ajetreada rutina. Por esto, es que es tan importante que todos tengamos un hobby o una afición que nos apasione, incluso desde nuestra niñez.

De hecho, es incluso más importante tener un hobby en esta etapa que los niños necesitan disfrutar del juego, encontrar sus pasiones y sus habilidades, desarrollar sus capacidades, al igual que su creatividad. Así, la práctica de una actividad extracurricular de su agrado es una excelente herramienta para que se desarrolle a nivel personal, emocional y social.

Por otro lado, los hobbies ayudan al autodescubrimiento y a la creación de la autoestima. Brindan autorrealización, mejoran la concentración y la determinación, favorecen el desarrollo de talentos y hacen que el niño establezca objetivos. Todo esto en un ambiente en donde no deben preocuparse por las calificaciones que obtendrán en función de su desempeño.

Solo se trata de que tu hijo experimente sus capacidades, vea hasta donde es capaz de llegar y goce de su gusto por una actividad.

Un hobby permite aprender sin presiones

Un hobby es algo que hacemos solo porque nos gusta. Cuando tu hijo escoja un hobby no deberá preocuparse por conseguir una calificación ni encajar en ciertos parámetros. Por ello, debes evitar cualquier presión que pueda surgir a su alrededor. Es decir, deja que descubra con calma lo que le gusta y el momento en el que se sienta preparado para comenzar a practicarlo. No lo obligues a elegir una u otra opción, ni lo presiones para tomar una actividad extracurricular de inmediato. Igualmente, déjalo elegir en que ambiente quiere desarrollarla ¿Le gustaría asistir a clases o prefiere descubrir sus capacidades practicándolo en casa? Incluso, puede ser que necesite probar varias actividades hasta dar con la que le gusta y deberás hacerlo sentir libre de explorar.

Los hobbies permiten el desarrollo de diferentes habilidades

El hobby de elección le permitirá al niño a desarrollar ciertas habilidades relacionadas con su práctica, las cuales adquirirá jugando y divirtiéndose. El equipo de Actividades Extraescolares Madrid nos da algunos ejemplos de ello:

  • La cocina permite el desarrollo de los sentidos,  mientras experimenta con diferentes sabores y alimentos. 
  • Hornear facilita la adquisición de habilidades matemáticas al necesitar medir la cantidad de ingredientes, o incluso les acerca a diferentes conceptos de ciencia cuando comienzan a preguntarse por qué la masa se eleva o a qué temperatura hierve (o se congela) el agua. 
  • La jardinería les enseña de dónde viene su comida, además de fomentar la paciencia y responsabilidad. 
  • Las excursiones y otras actividades al aire libre como paseos por la naturaleza o la observación de las estrellas, les permiten desarrollar el amor por la naturaleza y conocer todos sus elementos, desde los tipos de plantas, hasta habilidades de supervivencia.
  • Los deportes ayudan a los niños a socializar con otros niños, a trabajar en equipo, tener disciplina y a preocuparse por su alimentación y estado físico. 
  • La lectura mejora sus habilidades de comprensión y escritura, a la vez que trabaja su imaginación y creatividad. Eso sin contar toda la cultura y el conocimiento al que se verá expuesto cada vez que abra un nuevo libro.
  • La música  es un excelente medio de autoexpresión, además de que les enseña dedicación y  concentración, y desarrolla sus habilidades en las artes.

A esto, debes sumarle que quizá el niño de con un hobby en el que sea verdaderamente bueno y a través de su práctica, desarrolle un gran talento en dicha área. Por ejemplo, podría llegar a convertirse en un gran pintor, un deportista profesional, un cocinero reconocido, las posibilidades a futuro son muchas y no sabes si tu hijo está descubriendo su fuente de ingresos y su objetivo profesional a futuro.

Un hobby proporciona un momento de esparcimiento

Aunque no lo creas el estrés y la ansiedad infantil son un problema muy común, y es que para los niños no siempre es fácil rendir en sus muchas clases, alcanzar los objetivos académicos propuestos y lidiar con situaciones que podrían estar sucediendo en casa o en el ambiente escolar como problemas familiares o bullying.

Las actividades extraescolares le brindan un momento de disfrute sin preocupaciones que le ayudará a lidiar con el estrés de su rutina diaria. Todo esto mientras desarrollar alguna nueva habilidad o conocimiento que de otra forma quizá no se daría.

¿Cómo animarlos a encontrar un hobby?

  • Comparte una actividad con él

Hay casos en los que el niño sabrá exactamente lo que quiere y estará dispuesto a entregarse a la actividad de inmediato. No obstante, habrá otros casos en los que los niños tardan en descubrir e iniciar su afición.

En este sentido algo que puedes hacer para ayudarle es comenzar a compartir actividades con él. Pueden ser cosas sencillas que puedan practicar en casa o en el parque, en los tiempos libres, y que le permitan experimentar y descubrir si eso es lo que les gusta.

Los padres suelen escoger aquellas actividades en las que tengan cierta habilidad, siendo algunas de ellas:

  • Pintura. Si dibujas bien, puedes enseñarle este arte a tu hijo desde temprano. Coloca pizarras en la casa o rollos de papel para que se exprese, ya sea con pinceles, creyones o hasta sus propios dedos. Verás que se le despierta el Picasso que lleva dentro.
  • Ver películas. Quizá tu hijo es un pequeño actor aún esperando a ser descubierto, o quizá le interesaría ser directo o productor de películas. Para desarrollar su gusto por el arte en movimiento, invítalo a un maratón de películas en casa en donde seleccionen las que más le gusten y las vean juntos. Mejor aún, discute las películas con él al final, de forma que comience a desarrollar su sentido crítico.
  • Restaurar muebles. Quizá, lo que les llamará la atención será las actividades con habilidades manuales. Pídele ayuda si vas a reformar o reparar algún mueble en casa, presentándole todas las herramientas y explicándole todos los pasos. Eso sí, siempre en cosas sencillas que no lo pongan en riesgo o que no le creen frustración.
  • Fotografía. La fotografía es una de las pasiones más populares del mundo. Toma tu cámara y sal con tu hijo a algún lugar bonito a hacer una sesión de fotos. Si tienes conocimientos en esta área, compártelos con él. No solo podrá descubrir su gusto por la fotografía, sino que también será un momento en familia que recordará con alegría para toda su vida.
  • Lettering . El lettering, así como el dibujo, suele ser una actividad bastante atractiva para los niños. Enséñale a escribir algún texto bonito con  caligrafía. Esto, además, le permite practicar con diferentes materiales como las tizas, rotuladores especiales o acuarela.
  • Patinaje . Si tu hijo más bien prefiere una actividad con movimiento físico, pueden agarrar los patines y salir al parque. Se divertirán, harán ejercicio y quizá descubran habilidades motoras de gran talento. Lo mismo puedes hacer con algún deporte como el fútbol, el tenis, o cualquier otro en el que seas bueno.
  • La música. Si tienes habilidades para el canto o para tocar algún instrumento, prueba enseñarle a tu hijo y crear tonadas juntos en casa. Así, desarrollará sus habilidades auditivas, sensoriales y psicomotrices, además de transmitirle amor por esta disciplina. 
  • Motívalos a que tengan sus propias aficiones


Puede pasar que tu hijo esté destinado a desarrollar un hobby del que no sabes nada. En este caso puedes aplicar otras técnicas para motivarles, como:

  • Habla con el niño sobre lo que le gusta. Quizá no compartes esta afición, pero si que puedes demostrarle tu interés y estar en sincronía con él, hablando sobre ella. Pregúntale sobre lo que le gusta e invítalo a decidir cual será su actividad extracurricular.
  • Muéstrale interés por sus gustos. Quizá tu hijo aún no termina de interesarse por una actividad extracurricular porque se sienta solo. Si ve que tu sientes interés por su afición, ya sea compartiéndola con él, porque tu también tienes la misma afición o porque te interesa saber sobre ella, de seguro le hará sentir valorado y más confiado en su elección y le de el empujón que necesita para comenzar a practicarla.
  • Exponlo a su afición. Aprovecha cualquier evento en donde el niño pueda vivenciar su afición. Llévalo a exposiciones, museos, conciertos, competencias, juegos deportivos, etc. De seguro encontrarás una gran oferta de ellas en tu ciudad, y muchas especialmente diseñadas para el disfrute infantil.
  • Motívalo a participar en diferentes actividades. Si el problema es que tu hijo no se decide por una afición, llévalo a participar en distintas clases o actividades en distintas áreas de forma que el niño pueda hacer su elección después de vivenciar las opciones con las que cuenta.
  • Interésate por el desarrollo de su actividad. No solo se trata de mostrar interés por su afición en la etapa de su exploración. Dicho interés debe mantenerse durante su ejecución. Pregunta por su desempeño, ayúdalo cuando lo necesite, apóyalo en los retos que se le presenten, asiste a sus presentaciones y competencias, etc.