Todo lo que debes saber de la ortodoncia infantil

Todo lo que debes saber de la ortodoncia infantil

La odontopediatría se encarga de la atención odontológica durante la niñez, lo que significa que si se cumplen con las visitas periódicas, se puede descubrir si los niños necesitarán algún tipo de tratamiento de ortodoncia para corregir diversos problemas bucodentales.

En el caso de existir problemas que requieran de la intervención de un ortodoncista, debemos atacarlos de forma que se corrijan antes del desarrollo completo de los niños, ya que al crecer el proceso se hace más complicado.

La ortodoncia infantil es una rama de la odontología que se encarga de, mediante el uso de dispositivos, prevenir y corregir las anomalías de forma y posición de los dientes o la relación de los maxilares entre sí, por lo que es evidente que su finalidad es mucho más que la mejora estética de la sonrisa.

Para hablar de esta rama, contaremos con el equipo de TOT Dental, Clínica Odontológica quienes compartirán con nosotros todo lo que se debe saber sobre la ortodoncia infantil, sus usos, tipos y cuidados.

Ortodoncia Interceptiva

El término correcto para hablar de ortodoncia en infantes, es ortodoncia interceptiva. Lleva este nombre pues porque pretende interceptar el proceso de crecimiento de su estructura maxilofacial y adelantarse a los problemas de oclusión y mordida que el niño/a desarrollará cuando haya finalizado su fase de crecimiento, especialmente prognatismo y retrognatismo. Es decir, que la función primordial de este tipo de ortodoncia es corregir el problema mientras está ocurriendo, contrario a la ortodoncia tradicional, que se trata de movilizar los dientes y huesos maxilofaciales para poder corregir los daños.

Para hacerlo más sencillo, la idea de la ortodoncia interceptiva es trabajar durante el crecimiento para que no lleguen a producirse daños que requieran de un tratamiento de ortodoncia con una edad más avanzada, ya que serán más largos, más costosos y probablemente bastante más molestos.

¿Qué problemas corrige la ortodoncia interceptiva?

Como mencionamos antes, los problemas que suele corregir la ortodoncia interceptiva, son aquellas anomalías de forma y posición de las piezas dentales, sin embargo, podemos delimitarlo a que  previene o reduce la severidad de la maloclusión, a su vez elimina posibles irregularidades y malposiciones en el desarrollo del complejo dentofacial. Partiendo de allí, los objetivos de la ortodoncia interceptiva son varios:

  • Estimular el correcto crecimiento del maxilar y mandíbula.
  • Detectar anomalías del número, tamaño y/o forma de los dientes.
  • Corregir hábitos anómalos como la succión digital, deglución atípica o respiración bucal.
  • Generar espacio para cuando se produzca la erupción de todos los dientes.
  • Evitar tratamientos más complejos cuando el niño alcance la mayoría de edad.

Una palabra que hemos visto se repite constantemente en este apartado es la maloclusión, pues este es uno de los puntos más importantes a corregir por parte de la ortodoncia interceptiva, por ello hablaremos un poco más a profundidad de ellas.

Las maloclusiones se clasifican no sólo atendiendo a las relaciones dentarias, sino que tienen en cuenta la relación del maxilar y la mandíbula entre sí y dentro del cráneo. Existen varias clases:

  • Clase I: En este caso ambos maxilares tienen una relación correcta y la problemática está en la posición de las piezas dentarias: posición adelantada, apiñamiento, diastemas (espacios entre dientes). Son las más comunes, suponen más del 50% de las maloclusiones.
  • Clase II: Se trata de aquellas en las que el maxilar superior está adelantado o bien la mandíbula está retrasada, normalmente son mixtos. El tratamiento puede requerir de extracciones, pero se pueden evitar si se detecta de manera precoz con un tratamiento interceptivo.
  • Clase III: Estas maloclusiones presentan predominio mandibular con el maxilar superior en posición atrasada. Son las menos comunes, representan un 5% del total.

Dentro de las maloclusiones se pueden dar además diferentes alteraciones en la posición de los dientes, como la mordida cruzada o mordida en tijera. Uno de los más comunes es la mordida cruzada, un problema que implica que el maxilar superior es más estrecho que el inferior (mandíbula), de manera que la arcada superior ocluye (contacta al morder) por dentro de la arcada inferior. Para estos casos se emplean aparatos que ensanchan el paladar.

¿Cuáles son los tipos de ortodoncia interceptiva?

Como mencionamos antes, la ortodoncia interceptiva busca corregir hábitos anormales o posiciones alteradas de los maxilares durante la fase de crecimiento evitando futuros problemas en la oclusión. Estos tratamientos se dan durante el periodo de la dentición temporal o mixta, cuando los maxilares están en pleno crecimiento, y de llevarse a cabo a tiempo puede evitar con el tiempo las extracciones o cirugías.

Estos aparatos, generando presión sobre los huesos y los dientes, sirven para expandir el maxilar superior, para conseguir una buena relación maxilo-mandibular y en ciertas ocasiones para corregir alteraciones en la posición de los dientes. Existen diferentes tipos atendiendo a cada maloclusión, estos son:

  • Máscaras de tracción extraoral: su función consiste en estimular el desarrollo de la mandíbula o el maxilar. Es un tratamiento indoloro que suele durar aproximadamente 1 año. Muy útil para los problemas de mordida.
  • Disyuntor/ expansor palatino: los niños con paladar hendido u ojival deben usar un aparato especial conocido como disyuntor o expansor palatino. Este suele ser un tratamiento de unos meses de duración tras el que se le pondrán unos brackets.
  • Redentores de espacio: pueden ser fijos o movibles y su principal objetivo es guardar el espacio abierto entre los dientes para permitir que estos crezcan y así evitar que los dientes puedan moverse hacia el espacio abierto y se requiere un posterior tratamiento de ortodoncia.

Beneficios de la ortodoncia interceptiva

La ortodoncia interceptiva tiene beneficios diferentes a la ortodoncia tradicional, pues al darse en momentos diferentes del desarrollo, su manera de afectar la estructura y salud bucodental es distinta, algunos de estos beneficios son:

  • Mejora de la salud periodontal

La placa es un enemigo con el que se lucha desde que aparecen las primeras piezas dentales, con la aparición de la dentición permanente y los posibles apiñamientos dentarios, esta acumulación de sarro se hace más severa.

Por eso es necesario mejorar el apiñamiento y conseguir una correcta oclusión (mediante el uso de los aparatos de ortodoncia), que propicia que los tejidos periodontales estén más saludables.

A su vez, la higiene dental será más sencilla y efectiva, por lo que habrá menos placa bacteriana acumulada en los dientes del pequeño, y todo ello, junto a una mejora del reborde alveolar de todos los dientes, conducirá a que tanto el hueso como las encías estén y se vean más sanos.

  • Disminuir o eliminar problemas en la articulación temporomandibular

Al corregir las malposiciones dentarias y la mordida, se alivian las fuerzas de presión excesivas sobre la articulación temporomandibular o ATM, con lo que los niños pueden notar una mejoría en la sintomatología de dolor, ruidos, etc.

  • Mejor masticación, deglución y digestión de los alimentos

Cuando el niño/a tiene una maloclusión que le impide triturar correctamente los alimentos, con la ortodoncia interceptiva se trabaja en la reubicación de las piezas dentales, lo que ayuda a que las digestiones sean mejores.

Recomendaciones cuando se tiene un niño con ortodoncia interceptiva

Puedes tomar en cuenta estas pautas para que la vida de tus niños con ortodoncia sea más fácil:

  • En caso de ortodoncia removible, el niño debe llevar consigo un estuche donde pueda guardarlos de forma segura mientras come, el adulto debe estar atento al resguardo de estos sobre todo cuando se trata de niños pequeños. A su vez, es importante avisar a los docentes o cuidadores para que estos recuerden constantemente al niño que esté atento de cuidar el aparato.
  • Tanto la higiene como el cepillado de la cavidad bucal es fundamental para que el tratamiento de ortodoncia funcione, pues de esa manera el profesional puede dedicarse a la atención puntual del tratamiento, sin tener que alargar los tiempos teniendo que solventar otros problemas.
  • La limpieza del aparato debe cumplirse a cabalidad junto con la rutina de higiene diaria, limpiarlo siguiendo las instrucciones del especialista y con los productos que éste recomiende para evitar daños en el material.
  • Acude sin falta a los chequeos necesarios de tu hijo para no retrasar el progreso del tratamiento, los avances serán más notorios y con mayor velocidad si se cumplen con las visitas para ajustar los aparatos. Por lo que la asistencia a los controles es una parte fundamental del tratamiento.

Siguiendo estas simples recomendaciones el proceso del tratamiento de la ortodoncia interceptiva será más corto, más sencillo y menos tedioso para el niño. Involucrar al pequeño en las decisiones a tomar como puede ser la elección del color del aparato o mostrarle constantemente los avances que ha logrado, puede ser una manera de que no se sienta frustrado por la cantidad de tiempo que deba estar utilizando los aparatos.

Como podemos ver, las visitas al dentista son fundamentales para los pequeños, pues desde la primera infancia pueden corregirse patologías que a largo plazo pueden generar una salud bucal deficiente. Teniendo esto en cuenta, es importante seguir las instrucciones del odontopediatra, prestar especial atención a cómo se ubican las piezas dentales y a su vez a los diferentes factores que puedan ocasionar problemas bucodentales, ya que si se observa algo que se salga de lo que se considera “normal” lo mejor es asistir a consulta con el especialista y que se comience el trabajo correctivo a tiempo.