Cómo gestionar un alquiler como si de un plan de pensiones se tratara

Cómo gestionar un alquiler como si de un plan de pensiones se tratara

En estos tiempos de crisis económica, de inestabilidad laboral y puestas en duda las pensiones, que si bien son bastante bajas hoy en día, en un futuro no sabemos si continuarán existiendo, tener un inmueble extra para poder generar una renta que nos ayude a subsistir y a tener unos ingresos extra que complementen nuestra jubilación puede ser un chaleco salvavidas al que aferrarnos.

La triste realidad que estamos viviendo en la actualidad nos enfrenta a situaciones muy complicadas tanto en el día a día, como para encarar nuestro futuro y la jubilación. Si bien nos cuesta llegar a fin de mes a todo hijo de vecino, el hecho de pensar en la vejez y la pensión que podemos llegar a tener, si es que la llegamos a tener, es para estar muy preocupados, se nos avecina una situación muy complicada, más si cabe, al pensar que puede que no podamos jubilarnos, o que nos costará mucho más llegar a fin de mes, ¿quién se siente con fuerzas de seguir trabajando con 70 años, si tiene la suerte de tener un empleo, porque no llega a fin de mes con las rentas que pueda ofrecerle el Estado?

 

 ¿Llegaremos a final de mes con nuestras pensiones o necesitaremos ingresos complementarios?

 Es por ello que quien tiene una vivienda extra o tiene la posibilidad de invertir en bienes inmuebles, una muy buena opción para enfrentar el futuro con ingresos extra es la de alquilarlo para conseguir unos frutos económicos que complementen nuestra pensión. Hay quien en algún momento puede llegar a tener una vivienda extra por ejemplo porque le llega de herencia. Por otra parte está quien puede contemplar la idea de invertir y comprar un inmueble a bajo precio para poder alquilarlo. La mejor opción para el objetivo de obtener unos ingresos constantes que nos ayuden en nuestra vida diaria es la de alquilar, pues vender un piso supone pagar más impuestos con la venta y al año en la declaración de la renta. Sin embargo, si nos decidimos por el alquiler, no tenemos que pagar ningún tipo de plusvalía por la venta y nos evitamos tener que pagar cada año en la declaración de la renta por el dinero que tengamos en nuestra cuenta corriente.

 

Obviamente gestionar el alquiler de un inmueble tiene sus riesgos y obligaciones, pero aún así puede resultar muy rentable, sobre todo sabiendo que siempre nos quedaría la opción de vender como última opción. Para alquilar, hay que invertir, y no solo nos referimos a una posible compra, sino a acondicionar el inmueble para poder hacerlo, si queremos alquilar un piso o una casa debe estar en condiciones para entrar a vivir y obviamente si es un inmueble viejo, debe ser reformado para ponerlo a punto porque los posibles inquilinos como es lógico van a buscar lo mejor por el menor precio posible, esto nos obliga a ser muy competitivos, lo que implica entonces que esa puesta a punto suponga una actualización de la red eléctrica y fontanería en caso de ser necesario, que el inmueble sea eficiente energéticamente, y además de todo ello amueblarlo y decorarlo con las tendencias actuales, no necesariamente esto tiene que suponer el mayor desembolso pues hay muchas posibilidades hoy en día, pero sí debemos tener gusto para ello y si no somos capaces de hacerlo nosotros mismos, una buena opción será consultar con un especialista en diseño. Otra cuestión muy atractiva para los inquilinos son los servicios que ofrezca la casa o piso, hay que dejar bien claro lo que ofrecemos junto al inmueble, negociar el importe del alquiler es muy habitual, por eso deberemos dejar claro si los recibos de agua y electricidad están incluidos o los paga a parte el inquilino junto a otros servicios como pueden ser un paquete de internet y televisión por cable.

 

Desde Room to Rent nos indican las posibilidades que existen para gestionar el alquiler de nuestro inmueble, posibilidades que van desde ofrecer un alquiler vacacional por días, semanas, quincenas o meses, alquiler anual e incluso compartido, todo un abanico de posibilidades. Pero si no nos vemos capaces de gestionar el alquiler nosotros mismos, el seguimiento, la supervisión del inmueble, la gestión de las reservas, así como su publicidad, podemos a acudir a profesionales del sector para que nos lleven todas estas cuestiones y preocuparnos únicamente de recibir los ingresos a fin de mes. Al final el objetivo de todo esto es lograr unos ingresos que nos ayuden a complementar en un futuro nuestra pensión, es por ello que plantearse el alquiler de nuestra propiedad, hoy en día y cada vez más, empieza a verse como una buena opción, como si se tratara de un plan de pensiones.