shutterstock_585306575(FILEminimizer)

Consejos para mejorar el rendimiento deportivo

Todo el mundo sabe que para practicar deporte a un alto nivel hay que esforzarse al máximo y no sólo en los entrenamientos. También hay que llevar una vida saludable, hidratar el cuerpo y tener una dieta variada. Pero, ¿cómo se puede mejorar el rendimiento deportivo? En este artículo vamos a dar varios consejos que pueden ser de gran ayuda.

  • ¿Qué es el rendimiento deportivo?

El rendimiento deportivo es la relación entre las marcas que se obtienen cuando se practica un deporte y la cantidad de recursos que se emplean para conseguir un objetivo. Por ello, si pretendes aumentar tu rendimiento, tienes que ser capaz de aprovechar al máximo tus recursos.

El rendimiento deportivo está condicionado por el potencial y los recursos con lo que uno mismo cuenta y por el uso que se hacen de ellos. De este modo, se puede ver que influyen tanto en aspectos materiales como técnicos.

Además, a continuación te vamos a mostrar que el rendimiento deportivo también se puede medir y te daremos algunos consejos para que puedas mejorarlo.

  1. Ten disciplina, constancia y equilibrio

Crear hábitos de entrenamiento y marcarse objetivos a corto o medio plazo te ayudará a cumplir con tus expectativas y también te ayudará para motivarte a seguir. Durante todo este proceso es importante mantener una mentalidad positiva, buscar un equilibrio que te ayude a impulsar el cuerpo cuando éste quiera fallar.

  1. Consume suficiente energía

Consumir energía es algo necesario en cada entrenamiento, ya que si no lo haces, perderás musculatura, tendrás fatiga crónica y el proceso de adaptación al programa de entrenamiento se te hará cuesta arriba.

  1. Consume carbohidratos

La alimentación es muy importante en la práctica deportiva. Por lo que es aconsejable, comer cereales, legumbres, frutas y verduras. Y es que la principal fuente de energía que se usa cuando se practica algún deporte de alta intensidad es la glucosa del músculo. Si por el contrario, no consumes carbohidratos, estas reservas mermarían poco a poco.

  1. Modera las grasas

Las grasas también son necesarias para cubrir el alto consumo de energía que el cuerpo libere practicando algún deporte. Pero es recomendable consumir solo entre un 25-30% de las calorías y preferiblemente, que sean grasas vegetales.

  1. No exageres las proteínas

Las proteínas son un elemento muy importante para el músculo, para la regeneración de los tejidos y el mantenimiento de la masa muscular, pero hay que hacer uso medido ya que los excesos nunca son buenos.

  1. Hidrátate

¡Nunca esperes a tener sed! Hidrata tu cuerpo antes, durante y después de cada ejercicio. Existen bebidas deportivas como por ejemplo el Aquarius, que son muy recomendables por su alto contenido en carbohidratos.

  1. Toma vitaminas y suplementos

Si tu dieta es la correcta, no es necesario tomar ningún suplemento ni vitaminas. Pero puede ser bueno para mejorar el rendimiento deportivo.

“Nuestro ingrediente TetraSOD aporta a los deportistas potentes moléculas necesarias para combatir los efectos del estrés oxidativo y la respuesta inflamatoria que sufren los tejidos tras exigentes y continuadas sesiones de entrenamiento. Unas cuestiones que ayudan en gran parte a mejorar el rendimiento deportivo”, explican desde TetraSOD.

  1. Programa las comidas

Es importante alimentarse antes de realizar cualquier tipo de ejercicio para que se tengan suficientes reservas de energía que consumir durante la práctica. Procura comer inmediatamente después para que la recuperación sea más rápida. En definitiva, programa las comidas en función de tus entrenamientos.

  1. No experimentes

La alimentación e hidratación antes y durante alguna competición se tienen que entrenar, es decir, debes ensayar durante los entrenamientos para que te vayas acostumbrando. Así podrás saber qué es lo que más ayuda a tu cuerpo a dar todo su potencial.

  1. Recupérate lo antes posible

Cuanto más rápido consumas carbohidratos después del ejercicio, más rápida será la recuperación y tus reservas de energía. Si dejas pasar más de una hora, la recuperación será más lenta y te sentirás mucho más cansado al cabo de unas pocas horas.

  1. No ignores las molestias musculares

Presta mucha atención a tu cuerpo desde el inicio. Desde el momento en el que se comienza el entrenamiento hasta incluso los días posteriores. Según vayas teniendo más experiencia en el deporte serás capaz de reconocer por ti mismo los diferentes estados de fatigas, sobrecargas en los músculos…

En definitiva, el rendimiento deportivo está marcado por muchos factores: la alimentación, la personalidad, la capacidad física, las habilidades tácticas y técnicas, los factores vinculados a la salud, los factores psicológicos (motivación propia o externa por el acompañamiento) y los factores circunstanciales (clima, estado del equipamiento, música…). Pero siempre se puede mejorar el rendimiento deportivo con ganas y esfuerzo.

Compartir esta publicacion

ARTICULOS RELACIONADOS

Pulverizar en lugar de pintar

Pintar con brocha y rodillo puede resultar tedioso. Especialmente si tienes grandes superficies. Con un sistema de pulverización de pintura, no sólo pulverizas la pintura de manera uniforme sobre la superficie deseada, sino que puede hacerlo hasta tres veces más rápido que con las herramientas

no hay más entradas