El movimiento California Crazy regresa a la costa oeste

El movimiento California Crazy regresa a la costa oeste

Durante los años 20, era común observar, a lo largo de las carreteras de la costa oeste de los EEUU, edificios con forma de zapatos, animales o productos alimenticios. Esta corriente arquitectónica, que se conoce con el nombre de California Crazy, regresa a las calles californianas.

Mientras que en una parte de los EEUU, enloquecían con los rascacielos como el Empire State, en la otra, se rendían ante el movimiento California Crazy, un estilo innovador, que se ha vuelto a poner de moda. El Big Donut Drive-in, en Inglewood en Los Ángeles, es un ejemplo representativo de este estilo arquitectónico, caracterizado por su excentricidad y surrealismo.

Hoy, casi no queda vivo ninguno de esos edificios, que pasaron a ser un símbolo de la costa oeste, su seña de identidad. Eran edificios muy llamativos que, en las cunetas de las carreteras, servían de reclamo para los viajeros, que buscaban algo que comer o beber, o bien algún souvenir para llevar como regalo a su regreso. El Hoot Hoot Scream, fue una heladería construida en forma de búho, en Valley Boulevard, también en Los Ángeles.

Este tipo de edificaciones, van en contra de la tendencia del momento, pero es que California, siempre ha sido diferente al resto de los EEUU, y actualmente, se está intentando recuperara esa parte de su historia, gracias a las instituciones locales o a las obras de Jim Heimann, autor del libro California Crazy. American Pop Architecture o los ensayos de David Gebhard.

El movimiento, puede estar inspirado en la construcción tradicional de los países de Oriente, combinado con el movimiento Arts and Crafts, también de influencia oriental. Algo parecido a lo que aquí se conoce como bungaló. Se trataba de casas de madera, hechas a manos y muchas veces, ubicadas en las cunetas de las carreteras. De aquí, se pasó a un tipo de construcción más exagerado, más original y divertido, y algo loco, y la mayor parte de las veces estaban construidas por los propios propietarios.

El coche, se convierte en este movimiento, en icono, ya que representaba la vida en la carretera, lo que constituía por sí mismo, una historia. En los años 20, todos los americanos deseaban viajar en coche por todo el país, que por otro lado, estrenaba carreteras. Esto, fue aprovechado por la industria del automóvil, para vender la imperiosa necesidad de poseer un coche.

Hollywood, también ha influido en esta corriente, con películas como el Mago de Oz o Capricho Imperial. Pero además, estrellas como Charly Chaplin y su hermano Syd, construyeron sus estudios de cine sobre una serie de edificios de estilo inglés Tudor, como si se tratasen de castillos.

La casa del zapatero, es una de las casas más representativas de este movimiento arquitectónico, un taller de zapatos que todavía se conserva, y que, según la leyenda, está habitado por fantasmas. Y así lo aseguran sus actuales dueños. Según cuentan, a su constructor, se le apagó la tele de repente la primera vez que durmió en esa casa. Ni él ni su esposa habían apretado el botón de apagar, ¿quién había sido, entonces?

El estilo californiano clásico

El estilo californiano, poco tiene que ver con estas excéntricas construcciones, y busca destacar al máximo la belleza de los edificios típicos de un estado, en el que siempre hace sol, y que defiende un estilo de vida característico, en el que el lujo, el glamour y los excesos, son los principales protagonistas.

¿Cómo es una casa de estilo californiano?

Pues bien, en primer lugar, es una casa abierta al jardín, con múltiples ventanales que ocupan completamente los muros principales, con el objeto de que entre la mayor cantidad de luz posible, durante el día, y por la noche, se funda con la natural oscuridad del exterior.

Las tejas son otro elemento decorativo fundamental, cuantas más mejor. Y en cuanto a los colores, los blancos, ofreciendo sensación de frescura.

En cuanto a los materiales, la madera sigue siendo el favorito, y una novedad, la cerámica. Y hoy, es posible conseguir cerámica a medida, piezas únicas y de edición limitada, en la tienda online, Cerámica Para Arquitectura, que ofrece un amplio abanico de posibilidades: acabados cerámicos, celosías, cerámicas vintage y por supuesto, cerámica clásica y tradicional. Esta empresa pone a disposición de sus clientes una enorme variedad de productos y la posibilidad personalizarlos a su gusto. En un solo click sus clientes podrán acceder a su variado catálogo de productos de cerámica que harán de cualquier proyecto arquitectónico algo único.