La ferviente moda de tener un huerto

La ferviente moda de tener un huerto

En los últimos años se ha apreciado la tendencia de que cada vez más personas optan por tener su propio huerto, ya sea en casa o en un terreno en el campo. Esta moda se debe a muchas causas, pero principalmente a la cada vez mayor preocupación por lo que comemos. Y es que si tú mismo eres el encargado de cultivar los alimentos que consumes sabes cómo ha sido el proceso y qué has utilizado para que las frutas, hortalizas o verduras crezcan.

Además, esta moda se ha apreciado desde hace unos años, pero ha crecido todavía más con la pandemia. Actualmente valoramos más que nunca la relación con la naturaleza y queremos disfrutar del aire libre y el aire fresco y tener un huerto ofrece todo esto.

Si te resulta esta moda interesante, puede que tras la lectura de este artículo todavía te entren más ganas de tener un huerto propio, ya que vamos a hablar de los beneficios y ventajas que ofrece.

Sabes lo que comes

El principal beneficio de contar con un huerto propio es saber lo que se está comiendo. Y es que tu eres el encargado de todo el proceso, desde el momento de comprar las semillas, plantarlas, abonarlas y cuidarlas hasta su cultivo. Tú decides si tener un huerto ecológico libre de insecticidas o apuestas por ellos. Pero siempre sabrás lo que estás cultivando y comiendo. Conocerás todo el proceso de primera mano y si apuestas por un huerto ecológico sabrás a ciencia cierta que los vegetales así lo son.

Tendrás contacto con el aire libre

En nuestro día a día pasamos multitud de horas en interiores, ya sea en el trabajo o la escuela o nuestra propia casa. Por lo que disponer de un huerto hará que pases más horas que nunca al aire libre al tener que cuidarlo casi a diario. También tendrás una obligación y muchos días tendrás que sucumbir a la pereza de quedarte en casa para regar tus plantas o abonar tus hortalizas.

Reduce el estrés

Otra de las ventajas de los huertos es que es un pasatiempo que reduce el estrés al tener que estar haciendo tareas manuales al aire libre. También las labores del huerto son perfectas para aprovechar y dejar en blanco la mente para descansar. Además, genera mucha satisfacción cada vez que comas una de tus frutas o verduras. Y cada bocado te sabrá único.

Practicas esfuerzo físico

Sí, si cuentas con un huerto estarás practicando esfuerzo físico que te puede servir para quitarte esos kilos de más. Un huerto es un gimnasio al aire libre. Puede parecer una tontería, pero para realizar las tareas de cuidado del huerto hay que transportar tierra, recoger agua para el riego, agacharse para quitar las malas hierbas o arar la tierra antes de la siembra. Por supuesto, si tienes un pequeño huerto con dos plantas este esfuerzo físico será mínimo, pero si disponer de un huerto mediano notarás todo el esfuerzo.

No hace falta ser un profesional

Para conseguir un huerto no es necesario tener grandes conocimientos de agricultura. Con una buena tierra, sembrar en el momento oportuno y después cuidarlo como se debe puede que coseches tus primeros vegetales en poco tiempo.

Educación para los más pequeños

Un huerto puede ser una forma diferente de educar a los más pequeños y transmitir la importancia de la preservación del medio ambiente. Si tienes hijos y estás pensando en tener un huerto propio pídeles que te ayuden, les encantará la idea y aprenderán multitud de cosas nuevas.

Puedes plantar lo que más te guste

Puedes plantar los alimentos que más te gusten, pero opta por que sean de temporada y que puedan soportar el clima de tu zona. Pero este beneficio radica en que puedes disponer de distintos árboles frutales, hortalizas o verduras atendiendo a todos tus gustos.

Por ejemplo, si te encanta consumir uvas puedes plantar una vid de uva de mesa. “Hay distintas opciones de uvas de mesa en función de la variedad. Respecto a uvas de mesa rojas se recomienda optar por variedades como Crimson Seedless, Red Globe o Cardinal. Mientras que si te apasionan las uvas blancas tendrás que saber si las quieres con o sin pepita. Sobre uvas blancas sin pepita te aconsejamos apostar por Thompson Seedless y con pepita puedes escoger entre Aledo, Dominga, Doña María, Moscatel Alejandría, Moscatel Italia y Victoria. Si lo tuyo son las uvas tintas hay diferentes variedades a destacar como Michelle Paglieri, Napoleón o Autumm Royal”, explican desde Plantvid, vivero especializado en la venta de plantas de viña y vid. En definitiva, este beneficio radica en que podrás disponer de los alimentos que más te gusten atendiendo a todas las características como textura, sabor o si tiene o no pepitas.