La renta 2020 será la rente de los ERTES

La renta 2020 será la rente de los ERTES

Ojalá dentro de un año toda la pesadilla que estamos viviendo por culpa de la pandemia del coronavirus sea solo un mal sueño. Ahora bien, está claro que las secuelas que vamos a arrastrar son muchas. Por supuesto las sicológicas de un tiempo que nunca habíamos imaginar vivir, sobre todo en el caso del personal sanitario. El luto por la gente que falta. Y por supuesto, las consecuencias económicas que vamos a padecer. Ya dicen que nos costará tres años volver a números similares a la era preCovid. Esto huela a ruina si no se toman las medidas concretas desde el Gobierno.

Mientras que seremos muchos los que nos acordemos del COVID cuando tengamos que hacer la declaración de la Renta 2020. Ese día, si todo ha pasado, volveremos a recordar que lo pasamos porque la declaración nos pegará un buen susto. Y es que son muchas las personas que han entrado en ERTE (expediente de regulación temporal de trabajo) durante estos meses que verán como tengan que devolver parte de lo ingresado a la Hacienda pública. Y es que, al final,  Hacienda siempre sale ganando.

Retenciones

Como bien sabes, todas las nóminas que tenemos sufren unas retenciones. “Son pagos a cuenta del IRPF, pagos avanzados del Impuesto de la Renta para que, cuando tengamos que presentar la declaración anual, no tengamos que pagar toda y de una vez la cuota resultante. Vale, pues en el caso de los ingresos que ha estado haciendo el SEPE durante estos meses, iban sin ese cargo. Ahora bien, no pienses que te vas a librar, porque en tu próxima declaración vas a tener que devolverlo.

Los expertos en estas cuestiones, como por ejemplo Martin Laucirica, ya han adelantado que Los afectados por un ERTE podrán pagar más de mil euros en su próxima declaración de la renta. Todo dependerá del dinero que hayas ingresado y del tiempo que hayas estado en ERtes.

Dos pagadores

Por su parte, los trabajadores regulados sufrirán menos retenciones de IRPF; el umbral que marca la obligatoriedad de realizar la Declaración de la Renta se reduce al tener dos pagadores —la empresa y el SEPE— de 22.000 euros a 14.000 euros y, sobre todo, que la prestación por desempleo en la mayor parte de los casos se gira sin retención alguna. Por lo tanto, el próximo año la Agencia Tributaria cobrará la cantidad que no se haya retenido durante el 2020.

Tranquilo, no todo el mundo tendrá que pagar aunque haya cobrado ERTES. Por ejemplo, si eras de esas personas que hacienda siempre les devolvía un buen pellizco, pues ten por contado que, aunque hayas estado en esta situación, te devolverá, pero mucho menos. Si anteriormente salías al 50%, pues es probable que te toque pagar. Y si ya de antes pagabas, pues ahora el susto va a ser con mayúsculas.

Según los ejemplos calculados por el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), un sueldo medio de 23.646 euros —según el INE de 2017— que no haya trabajado de marzo a junio y haya cobrado paro esos cuatro meses, le saldrá a pagar en la próxima declaración de la Renta 1.322,42 euros. Un duro golpe para las economías de muchas familias que han visto cómo se quedaban sin trabajo.

¿Se puede solucionar?

Algo se puede hacer. Aunque ten por contado que algo saldrás perdiendo. Se puede tratar de revertir esta situación si el trabajador solicita a su empresa que se les retenga más porcentaje para no abonar toda la cantidad de una sola vez en la próxima Declaración de la Renta. Aunque está claro que es engañarte a ti mismo. Otra forma es meter más dinero a tu plan de pensiones (si lo tienes) para que te pueda desgravar. Una última alternativa, pero esta no puede ser para todos, es el destinar más dinero al pago de la vivienda habitual si se cuenta todavía con la deducción por la compra para quienes se hipotecaron antes de 2013.

El consejo que nos dan desde esta asesoría es que el próximo año no nos confíemos quien no tenía que presentar la Renta hasta ahora por su nivel de ingresos porque por el ERTE puede tener que presentarla y pagar».  Ya te decimos que «será la Renta de los ERTE».

Está claro que el próximo mes de marzo cuando comience la campaña de la declaración de la renta seremos muchos los que volvamos a acordarnos de este maldito bicho que nos ha cambiado por completo los hábitos de nuestra vida.