Mascarillas de chiste

Mascarillas de chiste

Europa no deja bajar el IVA a las mascarillas, vale, de acuerdo, lo aceptamos, pero ¿entonces por qué Alemania o Francia lo han hecho? Es obvio que Europa está haciendo la vista gorda para abaratar el precio de estos productos que se han convertido de primera necesidad a lo largo de 2020 y que seguirán siéndolo algunos meses de 2021 como mínimo así que no termino de entender por qué se puede hacer la vista gorda con unos y con otros no. El Gobierno dice que no le puede bajar el IVA pero que intentará bajarle el precio. Ya veremos.

Y es que el tema de las mascarillas tiene tela para rato. Desde que empezó la pandemia ha habido problemas con ellas y parece que prácticamente ningún país tiene completamente regularizada la situación.

Al principio no había mascarillas quirúrgicas, ni mascarillas FFP2 para todos y se empezaron a fabricar mascarillas de telas no tejidas con filtros, y sin filtros, para salir del problema. Ahora se supone que ya tenemos mascarillas para todos pero una familia media de 4 personas, si ha de cambiarse la mascarilla quirúrgica (la más barata) a diario, se deja la friolera de 115 euros. Hablamos, por tanto, de 1380 euros al año, un gasto que como mínimo este 2020 han hecho, y siguen haciendo, todas las familias españolas.

El caso es que yo no sé cómo estará el resto de familias pero el hecho de que la mía pierda casi 1400 euros al año de capacidad adquisitiva es un bache muy pero que muy gordo. Con esos 1400 euros pagamos el seguro del coche (300 euros), el de hogar (200 euros), todas las facturas de luz (a una media de 50 euros la factura) y sigue sobrando dinero para pagar alguna que otra cosa más.

Está claro que a nadie le viene bien tener que gastarse ese dineral en mascarillas más, a parte, las toallitas hidroalcohólicas y el gel que siempre llevamos en el bolso y que tenemos estratégicamente colocado en diferentes estancias de nuestro hogar para que a nadie se le olvide usarlo.

Seamos claros, es un dinero importante que para una familia media supone un esfuerzo importante. De hecho, cuando dicen por televisión que hemos de cambiarnos la mascarilla a diario me pregunto si todo el mundo puede hacerlo realmente ya que si yo, que puedo presumir de tener un sueldo todos los meses, lo hago con mucho trabajo y quitándome cafés, ¿podrá hacerlo una familia en peor situación económica que yo? Lo dudo mucho.

Pero por lo menos, supuestamente, hay mascarillas para todos. Ahora bien, en nuestro país se vendes mascarillas quirúrgicas, mascarillas FFP2, mascarillas de tela homologadas y mascarillas de tela que no están homologadas, algunas llevan filtro y algunas no… etc. ¿Cómo puedes controlar eso?

Hace poco los centros médicos y hospitales ya anunciaban que sería obligatorio el uso de mascarilla quirúrgica para acceder a sus instalaciones y lo veo bien porque ¿cómo pueden diferencias las mascarillas de tela que realmente son eficientes de las que no? Personalmente no me fio de ninguna porque da igual si la fabrica Inditex, o si la compras en el bazar chino de la esquina, o si la ha confeccionado una empresa del barrio porque las mascarillas de tela no han pasado los estrictos controles que sí pasan el resto de mascarillas, al menos la mayoría.

Así que hemos pasado de no tener mascarillas a tener demasiadas para elegir y, por lo tanto, sin saber si lo que llevamos nos protege realmente o no. ¿No debería estar todo esto regulado? Probablemente la policía no puede ir sancionando al que no lleve mascarilla quirúrgica por la calle o al que la lleve dos días seguidos, básicamente tienen forma de saberlo, pero en los espacios cerrados públicos sí debería haber una regulación. Hablo, por ejemplo, de colegios públicos, concertados y privados donde todos, niños (mayores de 6 años) y profesores, deban llevar un tipo de mascarilla homologada. Hablo, por supuesto, de centros de salud, pero también de Ayuntamientos, Teatros, Cines, Centros Comerciales, etc. En cualquier espacio en el que se acumule gente debería ser obligatorio el uso de mascarillas quirúrgicas regladas. Pero bueno, esa es mi opinión.

Otros países

El otro día leí un reportaje en el que hablaba un directivo o gerente de Indago SL, una empresa de ingeniería industrial que ha creado un departamento de lucha contra el Covid19 y fabrica máquinas para la fabricación de mascarillas quirúrgicas y FFP2. Según este experto, una máquina bien diseñada y homologada puede crear la friolera de 100 mascarillas quirúrgicas por minuto. Si se trabajan 8 horas diarias (un solo turno de trabajo), hablamos de 48.000 mascarillas diarias. Si hay dos turnos de trabajo de unas 96.000 mascarillas diarias, lo que suponen unas 480.000 mascarillas semanales (de lunes a viernes) por máquina. En otras palabras, estoy completamente segura de que el precio de la mascarilla podría bajarse notablemente y el ejemplo lo tenemos en otros países:

  • España: 0,96€/UD
  • Portugal: 0,087€/UD
  • Italia: 0,50€/UD
  • Rusia y Grecia: 0,20€/UD
  • Finlandia: 0,80€/UD

Ahora pensad en el nivel de vida de esos países y comparad los precios porque, según lo veo yo, aquí deberíamos estar pagando como en Grecia o Italia, como mucho.

Además, muchos de esos países bajaron el IVA de las mascarillas hasta 2021 (no sabemos aún si esto será prorrogable o no) y otros países incluso quitaron el IVA de las mascarillas mientras dure la pandemia. Pero nosotros, en España, con un salario medio de risa en comparación con Europa, pagamos a 0,96€ la mascarilla y con un IVA del 21%. ¿Lo entendéis? Yo tampoco sinceramente, y cuánto más lo pienso, menos lo entiendo.

Al final, a la única conclusión a la que puedo llegar, es a que después de casi un año de pandemia seguimos en una situación muy poco organizada, con mascarillas homologadas y no homologadas vendiéndose en todo tipo de tiendas, desde supermercados hasta farmacias o bazares, con precios abusivos por un producto de primera necesidad que además es de obligatorio uso, y sin una regularización real.

No me extraña que siempre seamos el chiste de Europa ¿no creéis?