shutterstock_1755408743(FILEminimizer)

¿A qué se le conoce como riesgo laboral por carga mental?

Los trabajos traen ciertos riesgos para la salud del empleado, muchas veces debido a las exigencias físicas que demanda dicha posición, y muchas veces por las cargas mentales que este conlleva.

Pero ¿a qué nos referimos cuando hablamos de carga mental? ¿cuáles riesgos implican? Y más importante aún:  ¿cómo prevenirlos? Para responder a todas estas preguntas, hemos consultado a los expertos en prevención de riesgos laborales de Sermecón y te traemos todo lo que nos contaron sobre el tema.

¿Qué es una carga mental?

Todo trabajo conlleva ciertas exigencias mentales en determinada proporción, sin embargo, hay unos que, de acuerdo a la naturaleza de las actividades que hay que desempeñar en el mismo, conllevan un gran esfuerzo intelectual.

Por lo tanto, también conllevan un conjunto de tensiones relacionadas al cumplimiento de esas altas exigencia de trabajo mental, como por ejemplo cuando el empleado debe:

  • Procesar información del entorno a partir de conocimientos previos.
  • Actividades de rememoración.
  • Actividades de razonamiento y búsqueda de soluciones.
  • Coordinación de ideas, toma de decisiones, etc.

Así, se puede decir que la carga de trabajo mental es la relación entre las exigencias del trabajo y los recursos mentales de que dispone una persona y que debe usar para hacer frente a tales exigencias.

Factores que contribuyen a aumentar la carga mental

  • Factores que dependen de la exigencia de la tarea:
    • Atención sostenida.
    • Tratamiento de información
    • Responsabilidad, en algunos casos sobre la salud y la seguridad de las personas
    • Control, planificación, ejecución y evaluación de las tareas.
    • Trabajos de peligro
  • Circunstancias de trabajo:
    • Físicas:
      • Iluminación en el área de trabajo
      • Condiciones climáticas
      • Ruido
      • Olores
    • Sociales y de organización:
      • Estructura de la organización y la comunicación
      • Ambiente dentro de la organización, incluyendo las relaciones interpersonales entre los trabajadores
      • Estructura y cohesión del grupo de trabajo
      • Jerarquías de mando
      • Conflictos entre los grupos de trabajo y los trabajadores
      • Trabajo aislado
      • Relaciones con clientes
    • Circunstancias procedentes del exterior de la organización:
      • Exigencias del público
      • Normas culturales que la empresa y sus trabajadores deben cumplir
      • Situación del mercado laboral
    • Características individuales
      • El nivel de aspiración, la autoconfianza, la motivación, etc.
      • Las capacidades, capacitación, los conocimientos, y la experiencia.
      • La edad
      • El estado de salud y la constitución física.

En conclusión, todas las condiciones que hemos mencionado sean las que sean que se presenten en el entorno laboral de un trabajador, trabajan en conjunto ejerciendo cierta presión sobre este, creado así tensión mental.

Esta tensión suele variar dependiendo de cada caso en particular, ya que aquí influye también la capacidad de aguante del trabajador ante el estrés, la ansiedad y las fechas límites, por ejemplo. Así, en ciertas ocasiones la tensión mental puede generar excelentes resultados en eficiencia y rendimiento, sacando lo mejor del empleado en su afán por cumplir con sus labores; o en el caso contario, efectos perjudiciales, como por ejemplo, fatiga mental, monotonía, hipo vigilancia o saturación, por mencionar algunas.

Medidas preventivas

Como dijimos, la carga mental puede detonar efectos negativos en el trabajador que afectan su rendimiento en el trabajo y su salud física y mental, por lo que es bueno conocer que medidas podemos aplicar e nuestro puesto de trabajo para prevenir que lleguemos a putos de saturación, estrés o ansiedad; como por ejemplo:

  • Se deben controlar las exigencias del puesto de trabajo
  • Se deben procurar unas condiciones del entorno tanto físicas como sociales y organizativas adecuadas para una jornada laboral armónica
  • Se debe invertir en la formación de los trabajadores con el fin de mejorar sus capacidades
  • Se deben implementar estrategias del trabajo diseñadas para un rendimiento óptimo
  • Facilitar y orientar la atención necesaria para desempeñar el trabajo.
  • Reducir o aumentar la carga informativa para adecuarla a las capacidades de la persona,
  • Facilitar la adquisición de la información necesaria para realizar el trabajo de cada empleado.
  • Proporcionar apoyo a los trabajadores para que evitar la sobrecarga de trabajo y esfuerzo
  • Reorganizar el tiempo de trabajo de forma que los trabajadores puedan realizar todas las tareas asignadas durante su jornada laboral y que además pueda permitir la flexibilización de los márgenes de tiempo para entregas y rendimientos.
  • Rediseñar el lugar de trabajo de forma que la iluminación, el ambiente sonoro, la climatización, etc., sea el adecuado para que el trabajador realice su trabajo con total comodidad.
  • El contenido de trabajo debe estar estructurado de forma que permita el movimiento mental
  • Dejar a disposición de todos los empleados los manuales, registros, formularios y demás documentos que se necesiten para el desarrollo de sus funciones, y que además estén redactadas de forma clara, sencilla y útil.

Compartir esta publicacion

ARTICULOS RELACIONADOS

Pulverizar en lugar de pintar

Pintar con brocha y rodillo puede resultar tedioso. Especialmente si tienes grandes superficies. Con un sistema de pulverización de pintura, no sólo pulverizas la pintura de manera uniforme sobre la superficie deseada, sino que puede hacerlo hasta tres veces más rápido que con las herramientas

no hay más entradas