Camperizar una furgoneta, una gran idea para disfrutar de tus viajes de ocio

Camperizar una furgoneta, una gran idea para disfrutar de tus viajes de ocio

Ahora que nuestras vacaciones de verano están pendientes de un hilo porque no podemos salir, al menos de momento, de casa, es lógico que muchos de nosotros comencemos a buscar alternativas para desconectar de la rutina de nuestro día a día y del trabajo. Este año se espera que muchos de nosotros acudamos a nuestros pueblos y es que lo más probable es que todavía no podamos salir del país para ir a conocer o disfrutar de otras culturas o ciudades. Es por ello por lo que a lo largo de este post os queremos proponer una bonita forma de hacer turismo por nuestro país sin tener que depender de hoteles o de alojamientos que quizá ni siquiera lleguen a abrir durante este verano por culpa del coronavirus. Esta fórmula que os proponemos no es nueva, pero si que está poco explotada en nuestro país, a diferencia de lo que ocurre en otros lugares de Europa. En concreto, a lo largo de las siguientes líneas os queremos hablar de la posibilidad de camperizar una furgoneta para que esta nos valga como refugio durante unos días, los que nos vayamos de vacaciones.

Camperizar es convertir un vehículo (furgón, camión, coche, autobús, ambulancia…) en un hogar con ruedas, de tal forma que tendrás todo lo necesario para desplazarte a cualquier lugar con autosuficiencia. Para ello, además de modificaciones, es necesario contar con la homologación pertinente, puesto que de lo contrario nos podríamos llevar una multa. Pero antes de eso, lo primordial es comprar una furgoneta que se adapte a nuestras necesidades. En la actualidad podemos encontrar varios modelos que se adapten a nuestro bolsillo y exigencias y, por suerte, los podemos encontrar de diferentes marcas, algo que además nos servirá para escoger el que más nos guste. Además, si no os queréis gastar lo que vale un vehículo nuevo, nosotros os proponemos que acudáis a Autos Virgen de Belén, donde encontraréis decenas de modelos compatibles a los mejores precios del mercado, algo que, sin duda alguna, os interesará para después poder invertir en la modificación del vehículo. Una vez tengamos el vehículo comprado, los siguientes pasos pasan por:

  • Limpiar la furgoneta. Si has comprado una furgoneta de segunda mano, tendrás que limpiar a fondo el vehículo, por lo que es bueno preparar acetona y un rollo de papel. Al utilizar acetona, un compuesto químico altamente agresivo, es necesario hacer uso de elementos de seguridad: guantes, mascarilla y gafas protectoras. Este es el paso más tedioso del proceso de camperización, pero necesario para pasar a los siguientes. Si has comprado una furgoneta a estrenar, directamente del concesionario, estará impoluta y podrás ahorrarte esta faena.
  • Crear el diseño del interior de la furgoneta camper. Antes de ponerte con el trabajo duro, debes planificar, por lo que toma asiento, coge papel y lápiz y haz un dibujo del diseño que quieres que tenga el interior de tu furgoneta camper. Te servirá de boceto para crear, posteriormente, el plano 3D que te servirá de guía. Además, aprovecha que existen muchos programas de diseño que te permiten crear bocetos de furgonetas camper. Uno de ellos es Sketchup, un software gratuito muy fácil de utilizar, que permite crear diseños de interiores personalizados. El diseño del interior de tu furgoneta debe contener todo lo que vas a introducir en ella, así como la distribución de los muebles y las medidas reales.
  • Aislar el interior de la furgoneta camper. Antes de proceder con el montaje de los muebles o de cualquier elemento que vaya a contener el vehículo, se debe aislar el interior de la furgoneta camper. La importancia de hacer un buen aislamiento térmico en tu furgoneta es tal, que es lo que evitará las condensaciones de vapor, que pases frío en invierno y que pases calor en verano. Al tener un buen aislante, además, consumirás menos combustible y reducirás así, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera. En este paso tendrás que tapar aquellos agujeros y zonas por las que se cuele el frío y el calor, como: suelo, techo, vigas y pilares, paredes, ventanas, etc.
  • Aislar ventanas y claraboyas en la furgoneta camper. El objetivo de instalar ventanas y claraboyas es tener zonas por las que entre la luz solar y por las que circule el aire. Esto te permitirá disfrutar de una correcta ventilación mientras cocinas, pero también, refrescarte en verano y evitar la condensación durante los fríos meses del año.

Comprar los muebles y homologar, los últimos pasos

Una vez que ya tenemos hechos todos los pasos anteriores, tan solo nos queda comprar o construir los muebles que tenga la furgoneta, así como instalar otros elementos tan útiles como el baño o la ducha. Asimismo, ten en cuenta que todos estos elementos han de ir adaptados a las medidas de la furgoneta y que todo peso que se añada influirá en el consumo. Tras este paso y una vez que esté ya todo montado es el momento de pasar la homologación a la furgoneta para que pueda circular con todos los papeles en regla.